Crónica del día internacional de la mujer en la Cámara de Diputados

Por: Candelaria Ochoa Ávalos (@CandeOchoaA)

18 de marzo de 2017. En la Cámara de Diputadas y Diputados, el 8 de marzo, un coordinador parlamentario nos mandó a todas las diputadas una flor. Con ello pretendía “felicitarnos” por el día de la mujer. Al subir a la tribuna a leer una efeméride, expuse que no quería una flor, que lo que pretendía era que se reconocieran nuestros derechos como ciudadanas plenas. Parece ser que a muchas personas no les queda claro las mujeres no queremos “felicitaciones” ni “flores”, sino que deseamos todos nuestros derechos: todos los días.

El día 9 sesionamos para aprobar 5 dictámenes en materia de igualdad. Parecía que todo iba a ir bien. Sin embargo, al iniciar la sesión, fui testiga del diálogo entre dos diputados, uno del PRD y uno del PRI, quienes estaban con dos legisladores de Morena: habían aceptado retirar el tercer dictamen para “mejorarlo”. Mentiras y más mentiras. No bajaron el dictamen para mejorarlo, lo retiraron por una negociación entre el PAN y el PRI.

Marko Cortés, encabezando la fracción del PAN, solicitó retirar otro dictamen sobre la Norma 046 y el PRI bajó una iniciativa sobre igualdad salarial propuesta por una diputada del PAN. Luego el PRD y el PRI fueron con dos diputados de Morena y aceptaron retirar el dictamen del Artículo 25 bis sobre la alerta de género.

Es decir, las iniciativas de la Comisión de Igualdad se convirtieron en negociaciones políticas entre los coordinadores de los partidos. Esto provocó que las diputadas tomáramos la tribuna y dejáramos en claro que no íbamos a aceptar que nuestros derechos se negociaran.

Lo que muchas mujeres hemos logrado ha sido producto de una gran lucha que ha durado siglos, que ha estado llena de obstáculos y que hoy siguen siendo tema pendiente. Y es que cada vez que queremos avanzar, se nos ponen mil de obstáculos.

La toma de tribuna el 9 de marzo por mujeres de Movimiento Ciudadano, del PRD, algunas de Morena y algunas del PRI, fue un momento que nos permitió una alianza y mostrarnos unidas y fuertes. Pienso que no basta con ser 211 diputadas en la Cámara, si no estamos convencidas que es necesario avanzar en nuestros derechos, no sólo por nosotras, sino por las que están fuera de la Cámara, por quiénes han votado por nosotras y a quienes nos debemos. Sólo seremos fuertes y estaremos unidas si luchamos por todos los derechos de todas las mujeres.

Hay algunas mujeres que, por su educación, por su falta de crítica, por comodidad o por miedo, consideran que debemos seguir sometidas a la ideología patriarcal de normas y sanciones sobre las mujeres. Afortunadamente, muchas mujeres (¡y cada vez somos más!) estamos dispuestas a seguir impulsando la igualdad, aunque nos llamen brujas, histéricas, locas e intensas.

Hemos demostrado que la lucha por la igualdad requiere de más mujeres conscientes y dispuestas a mantener los logros de nuestras antecesoras. Defenderemos lo que tenemos, no daremos marcha atrás y mantendremos nuestro empeño por la igualdad real y sustancial.

 

Comentarios
Top