Cómo detectar cuando el niño necesita apoyo escolar

Redacción

Normalmente el descenso en el rendimiento del niño en una asignatura o en el curso escolar se deja notar cuando llegan los suspensos. En todo caso, es muy diferente el niño que trimestre tras trimestre suspende varias asignaturas, del que lo hace siempre con una sola asignatura como ocurre con materias como las matemáticas, física y los idiomas. Por ello, en estos casos conviene tomar la decisión dependiendo de las necesidades del niño, de apuntarlo a clases con un profesor particular o que acuda a una academia donde más niños también toman clases de refuerzo de varias asignaturas.

Lo más recomendable, sobre todo en el caso de refuerzo de una o dos asignaturas, es contratar a un tutor particular. Estos profesionales, normalmente son profesores o estudiantes especializados en una materia o campo de conocimiento y podrán además de dar un trato más personalizado al alumno,  profundizar en la materia lo suficiente para que en la próxima evaluación, el estudiante apruebe sin problemas.

 

La elección del tutor particular, cada vez más fácil

Cada vez hay más estudiantes que en sus últimos años de carrera deciden ganarse algún dinero extra impartiendo clases de las materias que mejor se le dan, o profesores que amplían sus horas impartiendo clases pequeñas para uno o dos niños. Pero también, gracias a las nuevas tecnologías, hoy día encontrar un profesor particular y además elegir el precio que más se ajusta a la economía familiar, ya es posible. A través de las nuevas plataformas para recibir clases particulares por Skype es posible. Por ejemplo, pinchando en el siguiente link, se pueden encontrar profesores de química a todos los niveles a través del siguiente link  https://preply.com/es/skype/profesores–quimica, precios y de cualquier punto del mundo. Tan solo hay que elegir el idioma y el profesor que mejor se adapte a las necesidades del estudiante.

 

Duración de las clases

El tiempo recomendado de duración de una clase particular en la que tan sólo están el niño y el profesor, oscila entre la hora y hora y media. Una clase de duración superior, ya no sería recomendable debido a que tanto el profesor como el niño se encuentran más agotados y por tanto el rendimiento se reduce considerablemente. Es por esto que si se trata de un refuerzo puntual durante un corto periodo de clase, lo normal sea que el alumno reciba dos clases semanales separadas por uno o dos días de hora y media de duración, nunca más.

Finalizado el periodo de refuerzo, los expertos recomiendan que el alumno deje de recibir clases para que sea capaz de asumir la responsabilidad de aprender una materia por sí solo y que tan solo reciba ayuda en momentos muy puntuales.

Comentarios
Top