EPN: Sexenio del empleo precario

 

Bernardo Jaén Jiménez[1]

 En el ocaso del sexenio de Enrique Peña Nieto se ha incrementado la propaganda oficial sobre el número de empleos formales que han creado en este sexenio; la prédica dice que se han generado más de 3 millones de empleos en lo que va del sexenio y aún se pueden crear más. Efectivamente, si observamos la tabla anexa se puede ver en la cuarta fila que a principios de este sexenio habían registrados 16.1 millones de trabajadores en el IMSS y para el segundo semestre de este año ya había 19.3 millones, es decir, como  dice la propaganda del gobierno se ha creado 3.3 millones de nuevos empleos formales.

 

 

Sin embargo, este sexenio no ha podido revertir el rezago histórico que hay en la generación de empleos ya que la población que labora en el sector formal de la economía apenas representa 37.1% de la población ocupada (PO), a principios del sexenio (I trimestre 2013) representaba 33.3%. Además, se observan enormes contrastes en la población ocupada, caracterizado por la  precarización de los trabajadores que se ha profundizado en el actual gobierno: En 2017, la escolaridad promedio de la PEA apenas llega a los 9.9 años de estudio, a principios de 2013 era de 9.5; el acceso a los servicios de salud se ha deteriorado aún más, actualmente 44% de los trabajadores remunerados tienen cobertura médica, en 2013 era de 46%, además, hay un proceso de envejecimiento de la PEA, actualmente es de 39.2 años, en 2013 era de 38.4 años.

Por si fuera poco, de los 38 países que integran la Organización para el Desarrollo Económico, OCDE, el club de países ricos que integra a México, el promedio de horas trabajadas al año por sus trabajadores es de 1765 horas/año, pero en México sus trabajadores laboran 2246 horas, 481 horas más que el promedio!! México es el país donde más horas laboran sus trabajadores al año[2].

La precarización de los trabajadores se acentúa si comparamos los ingresos de los trabajadores que laboran en el sector formal comparado con la PO; por ejemplo, en el primer grupo el ingreso promedio diario de los trabajadores asegurados era en septiembre de este año de 332 pesos; pero el promedio de ingresos en la PO era de 36.3 pesos diarios, ¡enorme diferencia! es decir, si medimos los ingresos en términos mensuales, los trabajadores asegurados tienen un ingreso promedio de 9960 pesos, mientras que el promedio de ingresos de la PO era de 1089 pesos. Esta diferencia se debe a que los ingresos de los trabajadores que laboran en la informalidad baja mucho el promedio; el cuadro anexo muestra que casi una tercera parte de los trabajadores en  2017 están en la informalidad (30.9%) en el segundo semestre de 2017). Además, la tasa de condiciones críticas de ocupación[3] (TCCO) se incrementó en 2017, respecto al inicio de este sexenio, pasó de 11.8 en 2013 a 13.2 en 2017.

Sin duda, donde se aprecia más la precarización de los trabajadores de México es en los ingresos promedio de la PO medidos en salarios mínimos (SM), el cuadro anexo muestra que los trabajadores que gana de uno hasta tres SM aumentaron de 58.3% en 2013 a 64% en 2017, mientras que los trabajadores que perciben más de tres SM disminuyeron de 23.7% a 17.8%. Es decir, en este año 33.4 millones de mexicanos percibían hasta 7203.6 pesos mensuales (El salario mínimo es de 80.04 pesos diarios, multiplicado por 30 días y luego por 3).

En este sexenio del empleo, como pregona la propaganda oficial del gobierno federal, la clase trabajadora trabaja más, tiene casi los mismos niveles de estudio, casi la mitad no tiene acceso a  servicios de salud y gana porcentualmente menos que a inicios de este gobierno. Esta tendencia  de deterioro debe revertirse, hasta ahora los trabajadores de México han sido los que han pagado los costos de las reformas estructurales impulsadas por el gobierno federal, desde Salinas de Gortari (1988 a 1994) hasta el actual de Enrique Peña Nieto; esta situación no se va a resolver por el lado de ajustes económicos, puesto que es claro que este gobierno es inflexible en cuanto a modificar el actual modelo económico sino por el lado de la política, el proceso electoral de 2018 debe ser un punto de inflexión en las condiciones de vida de los trabajadores de México.

 

[1] Académico del CUCEA, Universidad de Guadalajara.

[2] https://data.oecd.org/fr/emp/heures-travaillees.htm.

[3] TCCO; Porcentaje de la población ocupada no agropecuaria, que se encuentra trabajando menos de 35 horas a la semana por razones de mercado, más la que trabaja más de 35 horas semanales con ingresos mensuales inferiores al salario mínimo, y la que labora más de 48 horas semanales ganando hasta dos salarios mínimos

Etiquetas ,
Comentarios
Top