OPINIÓN | ¿Aguantará México otros 6 años con el mismo régimen?

Bernardo Jaén Jiménez

Fot0 vía hispantv.com

El régimen político y económico en México está agotado, el modelo económico aplicado durante los últimos treinta años está diseñado para profundizar la desigualdad y la pobreza, mientras que el modelo político ha formado cárteles partidistas que simulan competir en lo externo pero que de forma oculta se coluden para mantener sus privilegios; y  los árbitros electorales ya probaron su parcialidad y su falta de firmeza para aplicar las leyes.    

A poco menos de un año de la elección que renovará la presidencia de la república en 2018, está el debate sobre las alianzas, coaliciones o frentes opositores en varios partidos políticos y entre los analistas. El futuro político electoral en México es incierto, pero hay algunas cosas en las que hay cierto consenso: 1)  la presidencia de Enrique Peña Nieto tiene un nivel de desgaste e impopularidad como nunca se había visto; 2) el desgaste de la figura presidencial se deben al fracaso de las reformas estructurales, al ahondamiento de la crisis económica y al alto nivel de corrupción que muestra el equipo cercano al presidente, incluida su familia; 3) el nuevo PRI nunca existió, pero ese partido sigue más fuerte que nunca porque sabe cómo usar a los árbitros electorales, a las instituciones públicas y a la pobreza para ganar elecciones, aún en situaciones adversas; 4) la oposición anda echa bolas, no saben con quiénes aliarse, son las cúpulas de los partidos los que están tomando decisiones, al margen de su militancia, simpatizantes y sus propios estatutos.

Es claro que la población en México no soporta un sexenio más con el mismo régimen político y económico, se percibe una gran insatisfacción con la forma que se gobierna; no hay gobernanza, al contrario se re instaló el autoritarismo. Los partidos políticos también perciben esa irritación social, pero están sumidos en el pragmatismo, su objetivo es ganar elecciones sin importar los costos, por ello el PRD, por ejemplo, busca una alianza con el PAN, aun cuando sus principios son diametralmente opuestos.

El Frente Amplio Democrático (FAD) al que convocó el PRD, parece que tendrá como único aliado al PAN, el PT, PES, MORENA y MC declinaron participar en ese frente, y el Verde, dijo que lo iban a  evaluar. Es decir ese frente ya no se le podrá denominar Amplio.

Desde el 29 de junio, Movimiento Ciudadano rechazó la alianza con el FAD, su argumento fue,  “Nuestra decisión no es la construcción de alianzas partidistas, que han probado su ineficacia a la hora de ser gobierno y que han representado continuidad de las prácticas incorrectas que han lastimado a la sociedad nacional. Nosotros creemos que, para cambiar el régimen, se debe trabajar por encima de los partidos”.

Esta postura fue reforzada por Enrique Alfaro durante el Foro Por México Hoy, realizado el sábado 1 de julio de 2017 en Guadalajara. En el evento estuvieron presente Cuauhtémoc Cárdenas y Alejandro Encinas, también estuvieron presentes los principales dirigentes de Movimiento Ciudadano de Jalisco, quienes le entregaron un reconocimiento a Cárdenas. En el discurso de Enrique Alfaro  quedó claro que MC no quiere una alianza electoral con el único fin de ganar elecciones. 

Por tanto, casi todos coinciden en el diagnóstico: México necesita un cambio de régimen, refundar las instituciones, para ello el PRI debe salir de Los Pinos, pero no coinciden en el cómo lograr esta aspiración. El partido de Andrés Manuel López Obrador ya refrendó su acuerdo de aliarse al PT, pero es claro, tal como lo demostró la elección del Estado de México, que MORENA en alianza con ese partido no va a ganar la presidencia. Pero tampoco MC en su alianza con Por México Hoy, porque la fuerza de MC se encuentra concentrada en Jalisco y Por México Hoy es aún un proyecto.

La soberbia, los egos y las disputas internas dentro de los partidos están fracturando a la oposición en México; la población está irritada y no aprueba al actual gobierno, pero al mismo tiempo está desorganizada, los movimientos sociales están desvinculados y sin capacidad para incidir en un cambio del régimen. La gran mayoría de esa población irritada no milita en ningún partido y aunque aumenta el nivel de conciencia política todavía no encuentra los cauces para organizarse. Por ello es un error que sean las cúpulas de los partidos los que estén decidiendo el camino rumbo a 2018, sin consultar a su militancia o a sus simpatizantes, no están tomando en cuenta esa irritación y descontento de la población.

Por ello el futuro es incierto y si no cambian los partidos su estrategia o la población seguimos igual de desorganizados, lo más seguro es que gane el PRI o el PAN, ambos partidos han fortalecido al actual régimen con su actuación, con sus prácticas corruptas y sus acuerdos cupulares.

 

Comentarios
Top