OPINIÓN | El “deseo” de Trump por acercarse a Rusia

Jacqueline Romero García.

Foto: Gage SkidmoreGage Skidmore

Restablecer las relaciones entre Estados Unidos y Rusia fue una de las grandes promesas de campaña del ahora Presidente de Estados Unidos, Donald Trump; después de que estas se vieran en tensiones bajo el mandato del ex Presidente Barack Obama. Sin embargo, dicha promesa parece haberse esfumado poco a poco después de que tomó protesta Trump, y más aún tras el ataque que ha realizado Estados Unidos a Siria en días pasados.

Donald Trump desde que llegó a la presidencia buscaba llegar a un acuerdo con Putin, pero este acuerdo se fue alejando desde que en el pasado mes de febrero, a unos días de que había entrado el nuevo gobierno estadounidense, fuera desplazado de su cargo el consejero de seguridad del gobierno de Trump, Michael Flynn, quien era partidario de restablecer dichas relaciones y era muy cercano a Moscú. En su lugar quedó el teniente general del Ejército H.R. McMaster, quien ve a Rusia como una alarmante amenaza a los intereses y la estabilidad global que “mantiene” Estados Unidos.

Sin embargo, la gota que ha derramado el vaso para creer que dicha relación está muy lejana de consolidarse y por el contrario, continuar en tensión es, el ataque que llevó a cabo EUA en contra de una de las bases militares de Siria; acto que fue tomado por varios países, principalmente por Rusia como algo “intolerable y contrario al derecho internacional”.

Tras dicho ataque, las tropas aliadas al presidente sirio, Bachar al Asad, que son las fuerzas de Rusia, Irán y milicias chiíes, advirtieron que, de realizar otro ataque, Estados Unidos a territorio Sirio; este gobierno y sus aliados responderán de la misma manera, con la fuerza. Lo que conduce a Estados Unidos a un posible nuevo enfrentamiento contra Rusia, por interés en común (lo que hay en territorio sirio), de seguir con la idea de querer atacar a Siria.

Inclusive en días pasados, el Presidente ruso, Vladimir Putin declaró, en referencia al ataque orquestado por Estados Unidos en Siria, que las relaciones entre estos dos países en vez de mejorar se han deteriorado aún más tras la llegada de Trump a la presidencia.

Sin embargo, muchos nos hemos de preguntar ¿Cuál es el verdadero interés de Trump por querer restablecer relaciones con Rusia, país que siempre ha sido visto y considerado como una amenaza o enemigo estadounidense? y ¿Por qué lo ha marcado como una de sus promesas de campaña?

Ante tal cuestión, muchos académicos, politólogos y demás especialistas, han analizado el caso y muchos han opinado que, el deseo de Trump por acercarse a Rusia y mejorar la relaciones entre este país y su país, va más allá de una cuestión política, y más bien se centra en una cuestión económica a consecuencia de su pasado empresarial. En el año 2013, cuando se llevaba a cabo el certamen de “Miss Universo” en Moscú, Donald Trump había publicado en su cuenta de twitter que le encantaría conocer a Putin y por qué no, hacerlo su nuevo amigo. Además, desde años anteriores a ese certamen, Trump ya había demostrado su interés por expandir sus empresas a Moscú, casi de la misma manera en que lo había realizado en Estados Unidos, sin embargo dicha expansión no fue exitosa. Por ello, podría ser, que ahora que Trump tiene el poder de su país, busque conseguir esa relación “anhelada” que desde hace años como “empresario” no ha logrado.

No sería de sorpresa para nosotros, ni para la comunidad internacional, que el verdadero trasfondo del deseo de Tump por acercar Estados Unidos a Rusia sea lo ya mencionado; y que ese deseo lo trate de aparentar con cortes políticos que haga creer a una parte de su gobierno y su sociedad que es algo “benéfico”. Pues hay que entender que Trump ha estado acostumbrado a ver el mundo a través de ojos empresariales y no políticos, debido a su carrera laboral.

Sin embargo, si esa es la razón que lo mueve para acercarse a Rusia y va contra todo para lograrlo; su deseo le podría costar muy caro a su país. Ya que para Putin podría significar una oportunidad para lograr dominar a Estados Unidos; además, Rusia ganaría el apoyo de su rival más fuerte, y los intereses de Rusia podrían llevarse a cabo más fácilmente, si sabe cómo manejar a Trump y evita que este sea manipulado por sus asesores políticos.

Pero al parecer, el gobierno estadounidense sabe perfectamente que un acercamiento a Rusia no sería realmente “benéfico” para su país, y lo han demostrado al momento de lograr que Michael Flynn fuera desplazado de su cargo e incentivar a Trump a que atacara a Siria, sabiendo que Siria cuenta con el apoyo ruso y un ataque a ese estado sería una provocación para Rusia, logrando únicamente que las relaciones se vuelvan aún más tensas de lo que ya estaban entre ambas naciones. Ahora sólo queda ver si Trump seguirá buscando ese acercamiento a Rusia, pese a que su gobierno no lo apruebe.

*Estudiante de Relaciones Internacionales del Tec de Monterrey, campus Guadalajara.

Etiquetas ,
Comentarios
Top