OPINIÓN | El futuro de las energías renovables

“Las energías renovables no son una moda, sino una cuestión de sobrevivencia”

Sir Norman Foster *

Traducción: Dora Wilkes

¿Cómo entender esto? Podemos resumir el problema del cambio climático, tan amenazante para nuestra sobrevivencia en el planeta, en una sola palabra: fuego.

En los debates sobre el clima iniciados desde 1979 nunca se ha mencionado esta palabra. Se ha hablado de energía fósil, dióxido de carbono, altas temperaturas, sequía, inundaciones, aumento de nivel del mar, deshielo de los polos y glaciales, etc.

Sin embargo, todos estos fenómenos indican que algo anda mal en nuestro mundo y nuestra sociedad. Se trata de síntomas que son los resultados de las actividades humanas en torno al fuego. Dicho de manera clara y fuerte: el uso del fuego es la causa del cambio climático.

El fuego es una forma ancestral de producción de energía. La humanidad la aprendió de la naturaleza para satisfacer sus necesidades. Nosotros como ‘Homo sapiens´ hemos evolucionado con el fuego. Con el inicio de la industrialización el combustible de la madera se convirtió de un bien común, en una mercancía.

Sin embargo, el agotamiento de este recurso natural obligó a extraer combustibles del subsuelo. A través de la quema del carbón, del gas y el petróleo las sociedades podían empezar a beneficiarse de la luz, el calor, la movilidad y ante todo de la energía eléctrica.

Hoy en día, las sociedades del siglo XXI siguen obteniendo la mayoría de su energía a través de una quema poco eficiente de materiales extraídos del subsuelo y de la fisión nuclear. Provocando el aumento de las temperaturas globales, rompiendo récords de día con día.

Lo que llamamos progreso ha sido asociado con el fuego. Hemos aceptado que para “progresar” es indispensable aumentar nuestra capacidad de producir fuego. El ejemplo más claro ha sido el “fuego” nuclear. Un fuego nuclear que ha generado temperaturas de cientos de grados, residuos y emisiones radioactivas en nuestra biosfera.

¡Todo, únicamente para calentar el agua! Cuando este proceso sólo requiere 100 grados, lo cual podemos obtener fácilmente del sol.

Actualmente, empezamos a reconocer que el progreso basado en el fuego nos está llevando a un retroceso ecológico y social. Porque las consecuencias de la adicción industrial de quemar combustibles fósiles han desestabilizado el equilibrio del clima en el planeta, una amenaza a todos los seres vivos, incluidos principalmente los humanos. Como consecuencia social, sólo hay que pensar en las actuales migraciones masivas.

Ante dicha situación todos los profesionistas, los tomadores de decisiones y en lo especial las personas involucradas en actividades legislativas están llamadas a enfrentar este fuego. La base material de nuestra energía requiere un cambio radical. Este sólo puede ser realizado a través de una revolución tecno-energética. Gracias a la tecnología actual podemos potencializar las energías renovables como el sol, el viento, la biomasa y el agua.

Es importante saber que las radiaciones que emite el sol hacia la tierra superan 20 mil veces la transformación energética realizada por el ser humano. Además, el sol es una planta nuclear de fusión perfecta, a distancia segura, eficiente y permanente. Sólo hay que aprovecharla.

Esta revolución ya ha empezado. Se manifiesta a través del desarrollo de las potencias de las energías renovables y sus inversiones realizadas a nivel mundial. Se aprecia a nivel global un incremento de las capacidades eólicas de 6 GW a 487 GW** durante el lapso de 2006 a 2016 (véase gráfica 1). Lo mismo sucede con el crecimiento de las potencias de la energía fotovoltaica. Igualmente evoluciona la capacidad de 6 GW a 303 GW de 2006 a 2016 (véase gráfica 2). En ambos casos se trata de récords históricos en la historia de la tecnología.

 

Gráfica 1

La evolución de las capacidades energéticas del viento con los incrementos anuales durante los últimos 10 años

Gráfica 2

La Capacidad global de la energía fotovoltaica y los incrementos anuales, 2006 -2016

Gráfica 3

Estado de desarrollo de las potencias de la energía fotovoltaica en los 10 países más exitosos durante los años 2015 y 2016. El desarrollo se manifiesta a través de un rango entre 5 y 80 GW.

Respecto a las inversiones realizadas en las energías renovables a nivel global, según REN21 (Renewables Global Status Report) “la inversión en el año 2016 fue aproximadamente el doble que la destinada a combustibles fósiles. Es el quinto año consecutivo que ocurre de esta manera. Aunque este año, pese a la voluminosa inversión de 242 mil millones de dólares, no ha sido el mejor de los últimos ejercicios”. Sin contar los proyectos de hidroeléctrica, cayó un 23% respecto a 2015. Esta caída se debe principalmente, según el informe, a la desaceleración de los mercados chino y japonés. Pese a todo, China sigue siendo el mayor inversionista a nivel mundial en energías renovables: aporta un 32% del total (véase en gráfica 4).

 

Gráfica 4

Volumen de inversiones y crecimiento de las capacidades de las energías solares, 2015 y 2016.

Fuente: Greens MPs, REN21

Como podemos apreciar, a pesar de la caída de las inversiones en 2016 la producción de las energías renovables en el mundo siguió aumentando. Sin embargo, todavía no podemos cantar victoria. Según el informe Ren21 a finales de 2016 se estima que la participación de las energías renovables en la producción global de la electricidad asciende a 24.5 % frente a 75.5% de las energías fósiles y nucleares (véase gráfica 5).

 

Gráfica 5

Las energías renovables en la producción global de la electricidad al final de 2016.

 

Los impactos de la quema de las energías no renovables sobre el cambio climático amenazan nuestros elementos de vida: el agua, el aire y la tierra. Se trata de una verdadera carrera contra el tiempo.

 

 

*Norman Foster, distinguido arquitecto británico, ganador del Premio Pritzker

**Un Gigawatt equivale a 1,000 millones watts o vatios, suficientes para encender 10 millones de focos de 100 watt cada uno o abastecer 4 millones de viviendas de tarifa 1 de la CFE.

***REN21: renewable energy policy network for the 21st century

 

Fuentes: REN21, informe global del estado de las energías renovables: http://www.ren21.net/status-of-renewables/global-status-report/

 

Josep Puig i Boix, PhD ingeniero, vicepresidente de Eurosolar y presidente de la sección española. Fragmentos del discurso en el parlamento catalán, 19 de septiembre 2016

Etiquetas
Comentarios
Top