OPINIÓN | El PRI frente a la dispersión de la oposición en México

Bernardo Jaén Jiménez

Foto vía elsemanario.com

Guadalajara, Jalisco, a 29 de junio de 2017.-  El Frente Amplio Democrático que propuso el PRD hace unos días parece que va a naufragar rápidamente; el domingo 25 de junio, el Comité Ejecutivo de ese partido anunció entablar negociaciones con todos los partidos de oposición para formar un “frente amplio para cambiar el régimen y derrotar al PRI en las elecciones de 2018”. Sin embargo, rápidamente Dolores Padierna y René Bejarano, ambos de la corriente Izquierda Democrática Nacional criticaron esta decisión porque consideran que no hay coincidencias con el PAN, partido que ya aprobó en una reunión del jueves 22 buscar una alianza con el PRD.

El PT ya descartó unirse a ese frente porque ellos ya tienen el acuerdo con MORENA de ir juntos en la elección del 2018. El dirigente del PES, Hugo Eric Flores también descartó unirse al frente porque su dirigente considera que “no puede haber alianzas antinaturales” con el sólo objetivo de oponernos al sistema”.

El vocero del PVEM, Carlos Puente dijo “que analizarán la propuesta enviada por la presidenta del PRD y que ve posible sentarse a dialogar con dirigentes de otros partidos políticos”.

MC, no se ha pronunciado pero Santiago Creel, Coordinador de la Estrategia Electoral del PAN dijo que en la mesa de negociaciones está ese partido.

Del PANAL aún no tiene una postura pero  es previsible que, al igual que el PVEM mantenga su alianza con el PRI.

La corriente más fuerte al interior del PRD, auto denominada Galileos manifestó que el Frente debe postular a un ciudadano, sin partido como candidato a la presidencia de la república en 2018, “Sin coartarle a nadie su derecho a aspirar y participar, consideramos que lo ideal sería que la candidatura presidencial la tuviera una ciudadana o ciudadano que no perteneciera a ninguno de los institutos políticos”, señaló Fernando Belaunzarán.

Al mismo tiempo, en el interior del PAN, varios Senadores, como Roberto Gil manifestaron que el su partido sí debe ir en alianza con el PRD siempre y cuando sea un panista el candidato a la presidencia de la república. ¿Margarita Zavala o Ricardo Anaya, aceptarán una alianza con el PRD si el candidato a la presidencia es un ciudadano sin partido?, lo dudo.

Así las cosas, el PRD llega en su peor crisis y dividido  a buscar esta alianza con el PAN que ve en el PRD los votos necesarios para ganarle al PRI; los partidos pequeños, como el PANAL, PT, PES y el Verde como siempre lo han hecho se van a aliar con el partido que les garantice su sobrevivencia. Pero el PRD ya es parte de la “chiquillada” y busca aliarse al PAN en calidad de partido satélite buscando igualmente no desaparecer en la elección del año próximo. ¿La militancia de los partidos de izquierda como el PRD y MC, aceptarán una alianza con el PAN?, lo dudo.

El partido MORENA, encabezado por López Obrador ya descartó cualquier alianza con todos los demás partidos, excepto el PT; pero esta estrategia le va a costar caro porque López Obrador no reconoce que su cerrazón y su soberbia le costaron perder la elección en el EDOMEX con su candidata Delfina Gómez.

Hace unos meses pensaba que lo único seguro para la elección presidencial de 2018 era que el PRI perdía la elección, ahora veo que sus posibilidades de retener la presidencia se incrementan ante la dispersión de los partidos de oposición; no veo en los candidatos independientes, tal como Jaime Rodríguez, el Bronco, Pedro Ferríz o Emilio Álvarez Icaza posibilidad alguna de crecer y ganar la presidencia de la república.

El pragmatismo ha invadido a todos los partidos y sus dirigentes; lo que hemos visto en los últimos meses es que son las cúpulas de los partidos los que están tomando decisiones, al margen de la militancia y simpatizantes, creo que en el pecado llevarán la penitencia; en el PRI se ven caras de felicidad al ver cómo se comporta la oposición, después de lo que pasó en el Estado de México sus esperanzas para 2018 se renuevan.

Comentarios
Top