OPINIÓN | Hay males que duran un siglo: el cinismo en la política mexicana

Sergio Telles*

L’ occasione fa il ladro y ladrón que roba a ladrón tiene cien años de perdón. Porque hay males que duran un siglo: el cinismo en la política mexicana y los comicios en los que siempre se termina perdonando. La tragicomedia orquestada por Enrique Peña Nieto ha sido una de las menos aplaudidas en décadas.

 

Y podría deberse a los siguientes factores: la evolución del sentido del humor de la ciudadanía, los nuevos requisitos de la risa, la falta de improvisación de los actores políticos, la inverosimilitud de las amenazas y los escenarios conocidos. La realidad transforma las expectativas del espectador.

 

Ya no es tan fácil recibir aplausos por la misma acrobacia. Y entonces llegan los silbidos, abucheos y esa insatisfacción arrítmica que siempre produce la estafa. Quizá por eso salimos a las calles, dos veces, la última semana. Todos juntos: obreros, estudiantes, amas de casa, niños, profesionistas, personas de la tercera edad, charlatanes y vándalos. Cada uno persiguiendo un objetivo, una respuesta o un salario.

Respuestas que en gran mayoría emulaban a las del vecino de marcha, a ese cómplice de disyuntivas. En el primer acto los charlatanes subieron al escenario, tomaron los micrófonos y fueron abucheados en la Explanada de los Héroes por civiles que descifraron su guión. En un segundo acto los vándalos tomaron la tribuna y también fueron abucheados por la multitud que les pedía quitarse las capuchas. Al no recibir la ovación esperada iniciaron los disturbios lanzando proyectiles y papeles encendidos.

 

Con desesperación y movimientos sobreactuados se treparon en las puertas del Palacio de Gobierno quebrando los vitrales para introducirse, mientras el resto gritábamos la máxima intermitente: “Ese no es el pueblo”. Tres drones y un helicóptero apuntando sus cámaras encima de nosotros. Permanecimos unidos y sentados hasta el final de la primera marcha sin atender a las provocaciones. Esa noche el presidente dio un mensaje en cadena nacional para repetir la amenaza que siempre se escucha en temporada electoral sobre los programas sociales. Dos días después Nuevo León salió a las calles. Llenamos de nuevo la Explanada de los Héroes para dejar en claro que los grupos radicales no nos reventaron. Estamos juntos y la lucha sigue.

*El autor es escritor.

Etiquetas ,
Comentarios
Top