OPINIÓN | ¿Quién debe impulsar la participación ciudadana?

 

Bernardo Jaén Jiménez
El día de ayer el Gobernador de Jalisco criticó la consulta de ratificación de mandato que impulsa el gobierno de Enrique Alfaro porque no nace de la base social, “Cuando nace de la autoridad, me parece que más bien es una medida politiquera para poder tener difusión, propaganda” ¿Es válida la crítica del gobernador? ¿La participación ciudadana sólo es válida cuando viene “desde abajo”?

En nuestro país existe una escasa cultura de participación ciudadana, ésta se define como toda acción individual o colectiva que pretende provocar/producir -de forma directa o indirecta- algún tipo de resultado político en los distintos niveles del sistema político. Hay todo un debate sobre los efectos de una mayor/menor participación ciudadana en la calidad de la democracia y en el desarrollo económico que tienen los países.

 

En el más reciente estudio del INE denominado Estrategia Nacional de Cultura Cívica 2017-2023 el diagnóstico es claro y contundente “La debilidad de la cultura democrática de las y los mexicanos se expresa por medio de la distancia que separa a las y los ciudadanos de los procesos de toma de decisiones acerca de la vida pública, de la desconfianza por el cumplimiento de las normas y del desencanto con los resultados entregados por las instituciones públicas”, y sus efectos más evidentes son “La ausencia de la ciudadanía en los procesos principales del ejercicio de la autoridad; la debilidad de los procesos deliberativos sustentados en el más pleno acceso a la información pública; la carencia de medios para exigir cuentas a las autoridades, es el más amplio sentido de esta expresión”.

En el Informe País Sobre la Calidad de la Ciudadanía en México, del INE-COLMEX , se muestra que nuestro nivel de participación ciudadana es escaso. En México, sólo 3.4% es miembro activo de un partido político, 1.2% participa en alguna organización ambientalista, 1% de defensa de los derechos humanos. La forma más frecuente de participación colectiva es la pertenencia a alguna organización religiosa con 10.8%; el estudio también muestra que entre más nivel de escolaridad y de ingreso aumenta la participación ciudadana.

México tiene niveles de pobreza estructural, casi ocho millones de personas que son analfabetas y el nivel de escolaridad promedio es de 9.1 años de estudio (más o menos secundaria terminada). Además nuestro sistema político caracterizado por el presidencialismo, el autoritarismo, la partidocracia ligada al poder económico, aderezada con altos niveles de corrupción, todo esto ha inhibido desde hace décadas la participación ciudadana. En México, la “democracia” se reduce a una mera participación electoral cada tres o seis años, después de eso, los candidatos se transmutan en funcionarios y gobiernan con apego a sus propios intereses. Para los partidos políticos, lo menos importante es promover el crecimiento de la participación ciudadana; no les interesa construir ciudadanía, para los partidos, es más rentable una población pobre y con menos escolaridad ya que se convierten en clientela que son manipulados durante los procesos electorales. En el actual sistema político, una ciudadanía informada, activa y demandante es un peligro para el estatus quo.

La participación ciudadana puede venir “desde abajo”, es decir cuando la gente se organiza y demanda cambios o se defiende en contra de una política y quiere ser escuchada o tomada en cuenta. En Jalisco sobran los ejemplos de organismos civiles que nacieron por oposición a una política pública, pero también sobran los ejemplos de cómo muchas de las demandas de estos organismos ciudadanos fueron ignorados o en el peor de los casos reprimidos. Sus demandas chocaron con gobiernos autoritarios, sordos y mudos para rendir cuentas.

Pero también la activación ciudadana puede ser promovidas “desde arriba”, impulsada por el gobierno para obtener apoyo o legitimación de sus propuestas o decisiones. Esta última sólo es válida cuando el gobierno interactúa con la ciudadanía, rinde cuentas, argumenta sus políticas y a partir de la interacción con la ciudadanía informada modifica o reencausa el diseño de sus políticas.

Si hay voluntad del gobierno para construir ciudadanía, entonces se debe respetar, no estigmatizar ni descalificar a la participación ciudadana cuando viene “desde abajo” ni tampoco manipular la participación ciudadana cuando viene “desde arriba” Los gobiernos pueden y deben impulsar la participación ciudadana, ésta como vimos se construye en doble vía, e implica procesos de aprendizajes para todos, no exenta de errores. En el México actual existen lamentables ejemplos de gobiernos que traicionaron la voluntad ciudadana, se corrompieron hasta sus cimientos y desfalcaron el presupuesto público. El gobierno de Javier Duarte en Veracruz fue denunciado por corrupto desde el primer año de gobierno, hubo denuncias ciudadanas, movilizaciones, protestas; es decir la gente se movilizó “desde abajo” para buscar cambios en ese gobierno, pero sus protestas fueron ignoradas.

Para que la participación ciudadana, impulsada “desde arriba” sea efectiva y no sea una simulación se requiere un gobierno que realmente le interese empoderar a los ciudadanos, involucrarlos en la toma de decisiones y co-gobernar con él.

Por tanto, la crítica del Gobernador de Jalisco carece de legitimidad porque los gobiernos del PRI son los que más han desdeñado la participación ciudadana. Un ejemplo concreto, es el Observatorio Ciudadano para la Gestión Integral del Agua para el Estado de Jalisco, este es un organismo público, creado por el Gobierno del Estado en mayo de 2014 y sus recomendaciones son vinculantes.

 

El Observatorio ha realizado tres recomendaciones (agosto de 2014, octubre de 2014 y marzo de 2015) con un total de 58 recomendaciones y el Gobierno del Estado las ha ignorado. Este es un ejemplo de una participación ciudadana creada “desde arriba”, formada por expertos en el tema del agua que tomaron en serio su papel de organismo ciudadano autónomo, sin embargo, todas sus recomendaciones han sido ignoradas.

 

[1] http://portalanterior.ine.mx/archivos2/portal/historico/contenido/recursos/IFE-v2/DECEYEC/DECEYEC-Varios/2016/ENCCIVICA-Resumen-Ejecutivo.pdf

 

[1] http://portalanterior.ine.mx/archivos2/s/DECEYEC/EducacionCivica/Resumen_Ejecutivo_23nov.pdf

Comentarios
Top