OPINIÓN | El sexenio fallido de Enrique Peña Nieto

enrique-pena-nieto-sexenio-fallido

 

Bernardo Jaén Jiménez

El cuarto año del gobierno de Enrique Peña Nieto transcurre en medio del tedio y la irritación de una buena parte de la sociedad. Este gobierno se encuentra en una profunda crisis porque ya no tiene nada nuevo que ofrecer a los mexicanos.

Los dos años restantes hasta la elección de 2018 se perciben lejanos y muy difíciles de soportar. Al gobierno de Peña Nieto nada le sale bien, todos sus proyectos chocan con la desconfianza de la sociedad; las reformas estructurales impulsadas en su primer tercio contaron con la complicidad de los principales partidos políticos y de la cúpula de los empresarios. Pero ahora a dos años de la aprobación de las reformas se puede constatar que se cumplieron los peores pronósticos de sus críticos: por ejemplo, la industria petrolera y eléctrica están en bancarrota y en proceso de desaparición. La reforma laboral no ha producido los millones de empleos como prometía la publicidad oficial, la pobreza es persistente y la violencia ya es estructural y ha alcanzado niveles espantosos.

La economía mexicana se debate en la mediocridad, la expectativa favorable que generaron las reformas estructurales en los empresarios no ha tenido efecto en el crecimiento del Producto Interno Bruto, el cuadro siguiente muestra que el PIB en los que va del sexenio es menor a los registrados en todo el gobierno de Fox y Calderón; en los últimos tres sexenios el PIB ha tenido un crecimiento muy bajo, insuficiente para cubrir la demanda de nuevos empleos.

 

IndicadorV. FoxF. CalderónE. Peña Nieto
PIB 1) 2.22.12.0
Tipo de Cambio 2) 11.617.561.4
Inflación  2) 29.127.912.4
Tasa C. de los SM 2) 12.532.315.7
Niveles de ingreso 3) 55.058.763.7
Notas: 1) Promedio de crecimiento del período,  2) Tasa de crecimiento de fin de período, 3) Porcentaje de la población ocupada que percibe menos de 3 salarios mínimo.

Fuente: Banco de México, Secretaría de Economía y STPS.

 

La tasa depreciación de nuestra moneda frente al dólar ha sido sistemática, pero se disparó en el gobierno actual superando el 61%; el triunfo de Donald Trump sin duda tuvo efectos negativos, pero otro factor es la alta dependencia de nuestra economía al dólar norteamericano, por ejemplo el comercio exterior sigue aumentando el déficit, en 2013 las importaciones superaban a las exportaciones en 1195 millones de dólares, a finales de 2015 el déficit se incrementó a 14460 millones de dólares. La economía mexicana tiene una demanda creciente de dólares, también por ello aumenta su precio, aunado a que México vende 81% de sus exportaciones a Estados Unidos y 47% de las importaciones provienen del vecino del norte, de acuerdo a información de la Secretaría de Economía.

El cuadro muestra la relación entre la inflación acumulada y el crecimiento de los salarios mínimos en cada gobierno. En el sexenio de Vicente Fox, el crecimiento del salario mínimo fue menor a la inflación, pero en el de Calderón y el actual de Peña Nieto, los aumentos de los salarios ya fueron ligeramente mayor que la inflación. Sin embargo, esta mejora no se ha visto reflejada en los ingresos de los trabajadores de México. En efecto, la última fila del cuadro muestra el porcentaje de la población ocupada que percibe hasta 3 salarios mínimos (73.04 pesos diarios es el salario mínimo actual); el cuadro muestra que el porcentaje de la población ocupada que percibe este rango de ingresos ha venido aumentando en los últimos tres sexenios. En el gobierno actual, 63.7% de la población ocupada percibe menos de 3 salarios mínimos, esto es 33.1 millones de trabajadores en México perciben menos de 6570 pesos al mes de ingresos. El cuadro ya no lo muestra, pero en el otro extremo, las personas ocupadas que percibían más de 5 salarios mínimos en el año 2000 representaban 11.6% y en 2016 disminuyó a 6.1%

Los trabajadores en México se encuentran en una total vulnerabilidad: no hay empleos suficientes, los salarios mínimos aumentan apenas por encima de la inflación, no tienen sindicatos fuertes e independientes que los protejan y las leyes laborales están alineadas para beneficiar al patrón.

El peor daño que el gobierno de Peña Nieto le ha provocado a México es el deterioro de toda una generación de jóvenes que no van a encontrar en el futuro inmediato condiciones para encontrar un empleo bien remunerado, un espacio en las universidades, es decir un futuro más o menos estable.  Los dos años que le restan al gobierno de Peña Nieto no se puede esperar nada bueno para los mexicanos, al contrario, se pronostica un deterioro aún mayor en la calidad de vida de los mexicanos; esa irritación ya la percibió el gobierno federal, Peña Nieto y sus asesores saben que perderán la elección de 2018, ahora falta saber contra quien pierden la presidencia de la república.

 

Comentarios
Top