El petróleo: la gallina de los huevos de oro

Bernardo Jaén Jiménez

Foto vía Animalpolítico.com

 

En el primer semestre de 2014, en una revista académica publicada por el Instituto Nacional de Administración Púbica (INAP), el Secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell afirmó que “los yacimientos convencionales de petróleo y gas natural en México se han ido agotando. En la actualidad, las reservas de estos hidrocarburos se encuentran en campos mucho más complejos, como aguas profundas.. este tipo de yacimientos, representa grandes dificultades técnicas y altos riesgos financieros” pp. 76. Además apuntaba que “Explotar un campo petrolero a más de 2 mil metros de tirante de agua y mil metros bajo el fondo marino requiere de tecnologías de punta y técnicas innovadoras. Cada pozo en aguas profundas tiene un costo entre 150 y 200 millones de dólares”[1] pp. 76.

“Asimismo, la probabilidad de tener éxito comercial en dichos yacimientos oscila entre el 20% y el 50%. Es decir, por cada 100 pozos exploratorios se pierden, en promedio, entre 8,750 y 14,000 millones de dólares en pozos sin producción” pp 76.

Sin embargo, la semana pasada (martes 11 de julio) se anunció el descubrimiento de un nuevo yacimiento de petróleo en el Golfo de México por tres empresas privadas, Sierra Oil & Gas, empresa mexicana, 40% en este consorcio; Talos Energy, empresa estadounidense, 35% y Premier Oil, Inglaterra, 25% restante. Este descubrimiento es el quinto más grande en el mundo de los últimos años. El pozo Zama-1 fue encontrado en aguas poco profundas, las  empresas que forman el consorcio dijeron que este yacimiento tiene un potencial de 1.4 mil millones de barriles a 2 mil millones de barriles, con probabilidad de crecer.

Un alto directivo de Sierra Oil & Gas, dijo que el descubrimiento es dos veces mayor a lo que estaban proyectando. Calculó que Zama va producir unos 100,000 barriles diarios de petróleo, aunque consideró que aún faltan procesos para dar una aproximación más exacta.

El pozo Zama-1 está localizado a 60.5 kilómetros del puerto de Dos Bocas, Tabasco a una  distancia entre la superficie y el lecho marino de 166 metros y no aguas profundas como pronosticaba Coldwell, es decir a más de 2000 metros de profundidad. La perforación hecha por el consorcio en este lugar comenzó el 21 de mayo de este año y menos de dos meses después encontraron este mega yacimiento de petróleo.

Es decir, el diagnóstico que planteaba en 2014 el actual Secretario de Energía para explorar y encontrar nuevos yacimientos de petróleo o era equivocado o fue realizado con mala fe porque estas empresas,  encontraron petróleo en aguas poco profundas, con una inversión de apenas 50 millones de dólares en la exploración, esta inversión va a dejarles a las tres empresas cantidades millonarias de ganancia.

Además, con el agravante de que la empresa mexicana, Sierra Oil & Gas, fundada por Jerónimo Gerard, cuñado de Carlos Salina de Gortari y del actual director de PEMEX, José Antonio González. La corrupción y el tráfico de influencias se percibe en la adjudicación de este pozo a esta empresa, que seguro recibió información privilegiada de altos directivos del gobierno federal.

Toda la reforma energética ha sido un embuste, los mexicanos hemos vuelto a ser engañados por el gobierno de México, que sin rubor está entregando los recursos energéticos a empresas privadas, Este tipo de reformas no era la que México necesitaba, PEMEX tenía la tecnología y los recursos para descubrir este pozo, pero ahora se tendrá que compartir la renta con empresarios privados, ligados al poder político.

Nadie ponía en duda que México necesitaba una reforma energética, pero no como la que impulsó el gobierno de Peña Nieto con la complicidad del PRI y del PAN. Es increíble cómo el PRI modificó su postura frente a la reforma energética; en 2008 durante el gobierno de Felipe Calderón (PAN), quien es el autor intelectual de la reforma aprobada, ex Director de PEMEX y prominente priísta, Francisco Rojas González, consideraba que “no son necesarios cambios constitucionales, ni cambios a la ley reglamentaria para resolver los problemas de fondo de Pemex. Creo que Pemex tiene la fortaleza suficiente y se pueden hacer los arreglos necesarios para que la empresa desarrolle eficientemente los objetivos para los que fue creada”, cinco años después, ya en el gobierno de Peña Nieto, la reforma energética fue aprobada con la mayoría del PRI, PAN y demás partidos aliados. La gallina de los huevos de oro, alusión de Peña Nieto no se murió, está muy viva, sólo que ya la entregaron a empresas privadas, nacionales y extranjeras. Este gobierno otra vez nos volvió a ver la cara a los mexicanos.

[1] Coldwell, Pedro Joaquín (2014) “Las Razones de la Reforma Energética”, pp 76-90. La Gobernanza Eficaz. La Administración Pública y la Responsabilidad Social en el México Actual. Volumen XLIX, No. 1, enero-abril. INAP, 2014.

Etiquetas ,
Comentarios
Top