El rey de los medidores de luz en México

Carlos Peralta Quintero, presidente ejecutivo y director general del Grupo IUSA, es el rey de los medidores de luz. El amigo del presidente Enrique Peña Nieto y de los hermanos Salinas de Gortari es el gran ganador de las licitaciones que realiza la Comisión Federal de Electricidad, para comprar miles de watthorímetros. Su fórmula consiste en participar en las licitaciones con dos empresas que simulan ser competidoras pero que, en realidad, no lo son. En los últimos cinco años, bajo este engañoso mecanismo de competencia, las compañías ligadas a Peralta Quintero han obtenido contratos públicos que en conjunto ascienden a más de 11 mil 833 millones de pesos, es decir poco más de 654 millones de dólares.

En 1939, Alejo Peralta (primero de derecha a izquierda) funda Industrias Unidas SA de CV. La relación con CFE inició en los años 50 cuando el fundador era director del Instituto Politécnico Nacional y cercano a expresidentes como Adolfo Ruiz Cortines, Gustavo Díaz Ordaz y Luis Echeverría.
Foto: IUSA

ESTRATEGIA PARA GANAR

Los dos amigos sonríen. Se dan un apretón de manos y palmadas en los brazos. La escena, capturada en una fotografía, ocurrió el 6 de diciembre de 2013 en la residencia oficial de Los Pinos. Ese día, el presidente Enrique Peña Nieto recibió a jugadores y directivos de los Tigres de Quintana Roo. El entonces dueño del equipo, el empresario Carlos Peralta Quintero, tenía motivos para festejar. Su equipo se coronó como campeón de la temporada anual de la Liga Mexicana de Beisbol 2013. Cuatro meses antes, en agosto de ese mismo año, obtuvo contratos de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), por más de 2 mil 470 millones de pesos.

Los contratos con la CFE fueron resultado de una licitación pública internacional para adquirir watthorímetros, nombre técnico que se les da a los medidores de luz. En ese concurso ganaron Comercializadora IUSA Medidores S.A. de C.V. y Controles y Medidores Especializados S.A. de C.V. En la licitación, las dos empresas participaron como si fueran dos compañías diferentes, sin vínculos, cuando en realidad no es así. Controles y Medidores Especializados es una compañía ligada a Carlos Peralta Quintero, presidente ejecutivo y director general de Grupo IUSA.

IUSA comenzó su historia produciendo y ensamblando portalámparas de baquelita. En 1997, cuando muere Alejo Peralta, Grupo IUSA era ya uno de los conglomerados empresariales más importantes del país. La presidencia y dirección quedó a cargo del hijo de Alejo Peralta, Carlos Peralta Quintero. En la imagen, con su pareja, Mariana Tort, en una corrida de toros en la Plaza México, en 2014.
Foto: Cuartoscuro.

IUSA no es la única empresa que fabrica watthorímetros en México y en el mundo. Información de la misma CFE señala que se tienen identificadas a 20 compañías con posibilidades de producir y vender medidores. Aun así, IUSA y Controles y Medidores Especializados son las únicas que parecen tener la fórmula para asegurarse ganar la licitación pública internacional que, cada año, realiza la gerencia de abastecimientos de la CFE, para comprar más de un millón de medidores.

La estrategia para asegurar los contratos funciona sin problemas. Desde 2013, año en que Controles y Medidores Especializados comenzó su historia en las licitaciones, esta empresa y otras del Grupo IUSA han recibido contratos de la CFE, por la adquisición de medidores, que en conjunto suman poco más de 11 mil 833 millones de pesos.

NEGOCIO CON HISTORIA

2012: NOQUEAR A LA COMPETENCIA

En 2012, Protecsa Ingeniería y Electrometer de las Américas intentaron convertirse en proveedores de la CFE. Las dos empresas participaron en la licitación LA-018TOQ003-T263-2012. La tercera concursante fue IUSA Medición.

 

Grupo IUSA se conforma por varias empresas, entre ellas Iusa Medición, Iusasol, Filamentos Mexicanos, Gas Padilla, Bionatur, JP-IUSA, la Ganadería Pastejé y, hasta hace poco el equipo de beisbol Tigres de Quintana Roo, que fue vendido en febrero de este año al beisbolista Fernando Valenzuela.
Foto: Presidencia de la República

Durante las juntas de aclaraciones de la licitación, cuyas actas pueden consultarse en el sistema Compranet, Electrometer de las Américas señaló que los watthorímetros requeridos consideran características exclusivas para la CFE. “Si tomamos en cuenta la cantidad mínima de unidades a entregar, para empresas medianas nacionales, como es nuestro caso, y dada nuestra capacidad instalada conocida y certificada por ustedes, nos será prácticamente imposible suministrar las cantidades requeridas, lo cual consideramos limitativo para nuestra participación”.

La empresa propuso que se modificara el tiempo de entrega, porque de lo contrario “se dará posibilidad de cumplimiento sólo a la empresa IUSA Medición… Consideramos que un tiempo de entrega con las cantidades solicitadas sólo es posible para quien tenga preparado el producto de manera anticipada”. La CFE no aceptó la propuesta.

Durante la licitación, Electrometer de las Américas señaló que “IUSA Medición plantea que nadie más podría o debería pretender desarrollarse como proveedor alterno de este tipo de watthorímetros, ostentando su poder monopólico. Lo anterior deja a CFE en una posición incómoda, puesto que implicaría que la presente licitación habría de ser una compra directa disfrazada”.

El fallo de esta licitación se pospuso, por lo menos, en cuatro ocasiones, hasta que se realizó el 27 de agosto de 2012. La propuesta de Protecsa Ingeniería fue desechada por incumplir con aspectos técnicos solicitados en la convocatoria.

De acuerdo con el fallo, tanto IUSA Medición como Electrometer de las Américas cumplieron legal, técnica y económicamente con los requisitos solicitados. Pero la CFE canceló la única partida en que participó Electrometer de las Américas. El argumento fue que el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI) tenía abierto un procedimiento en contra de la empresa.

Pocas relaciones de negocios son tan estrechas y duraderas como la existente entre la empresa IUSA y la Comisión Federal de Electricidad. En la imagen, el Presidente Enrique Peña Nieto y Carlos Peralta, presidente ejecutivo y director de la empresa, el 6 de diciembre del 2013, en la residencia oficial de Los Pinos.
Foto: Presidencia de la República.

Justo en 2012, cuando estaba en marcha la licitación de la CFE, tanto Electrometer de las Américas como Protecsa Ingeniería fueron denunciadas ante el IMPI, por una supuesta violación a la patente que fue otorgada a IUSA. Para conocer qué sucedió con esas denuncias, se solicitó desde hace meses información al IMPI, pero hasta la publicación del reportaje no se tuvo una respuesta.

Para este reportaje también se buscó a los representantes de Protecsa Ingeniería y Electrometer de las Américas. Ninguno aceptó hablar sobre el tema.

Al final, el único ganador de la licitación del 2012 fue IUSA Medición, quien obtuvo un contrato abierto -es decir, que podía ampliarse- por mil 175 millones 751 mil 737 pesos. Esta licitación mostró que, si de medidores se trataba, nadie podía competir con IUSA.

Para la licitación pública internacional que la CFE lanzó en 2013 se presentó lo que parecía ser un nuevo jugador: Controles y Medidores Especializados S.A. de C.V. Una empresa sin antecedentes en el negocio de medidores de luz en el país o en el mundo.

 

CON EL HIERRO IUSA

El 28 de septiembre de 2011 se creó Controles y Medidores Especializados S.A de C.V, de acuerdo con los antecedentes notariales de la empresa, obtenidos en el Registro Público de la Propiedad de la Ciudad de México. Los accionistas, según los documentos, son Antonio Tort Rivera (con el 99.9% de las acciones) y Gabriela Jenny Martínez García.

La información incluida en los antecedentes notariales señala que Antonio Tort Rivera es mexicano y que nació el 28 de enero de 1965. Pero en la base de datos nacional del Registro Civil no es posible encontrar este nombre: no hay CURP ni acta de nacimiento.

Quien tuvo que verificar la identidad del accionista fue el titular de la Notaria 250, Antonio López Aguirre, responsable de formalizar el acta constitutiva de la empresa. Antonio López Aguirre es el mismo notario que ha formalizado las actas constitutivas de empresas del Grupo IUSA, entre ellas Comercializadora IUSA Medidores y USA-Gas Huehuetoca. También es quien ha notificado cambios en el acta constitutiva de IUSA Medición.

En las actas notariales de Controles y Medidores Especializados, quien aparece como administrador único es Andrés Tort Rivera quien, de acuerdo con su acta de nacimiento, nació el 28 de enero de 1965 (la misma fecha que el supuesto accionista, cuya identidad no pudo ser corroborada) y es hermano de Mariana Tort Rivera, quien desde finales de la década de los noventa es pareja del empresario Carlos Peralta Quintero.

Enrique Ochoa, exdirector de la CFE y hoy presidente nacional del PRI, con Carlos Peralta Quintero, presidente del Grupo IUSA, en la boda de la hija del líder del sindicato petrolero, Carlos Romero Deschamps, el 20 de mayo de 2017.
Foto: Cortesía Reforma.

 

Andrés Tort Rivera también ha firmado documentos como representante legal de Gas Padilla S.A. de C.V. y de USA-Gas Huehuetoca, ambas pertenecientes al Grupo IUSA.

Además, en las actas notariales de Controles y Medidores Especializados, varias de las personas que aparecen como sus apoderados han tenido vínculos laborales con IUSA. Por ejemplo, Domingo Susano Sánchez Bernal fue representante legal de Industrias Unidas de Pastejé S.A. de C.V.; Karina López Miranda trabajaba en el área fiscal de IUSA, al menos hasta 2013; y Blanca Isela Martínez Martínez labora como “contable en IUSA”, tal y como ella misma lo publicó en la red social LinkedIn.

El 3 de junio de 2012 se sumaron nuevos nombres a Controles y Medidores Especializados. Ese día se nombraron apoderados generales a Juan José Torres Chavarría, quien trabaja como contador en IUSA, y a Hugo Alejandro Vidargas Hernández, quien desde abril de 2011 es abogado corporativo de IUSA, como él mismo lo informa en su perfil de LinkedIn.

El nombre de Vidargas Hernández es el único que aparece en la sección de “contacto” de la página de internet de Controles y Medidores Especializados. Es él quien también ha firmado los contratos que la compañía ha obtenido de la CFE.

Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) marcó en varias ocasiones, durante el lapso de una semana, al número telefónico que aparece en la sección de contacto de Controles y Medidores Especializados, pero nadie contestó.

El dominio de la página de internet de Controles y Medidores Especializados (www.conymed.com) se creó el 5 de marzo de 2012. Este sitio se aloja en el mismo servidor de la página de internet de IUSA.

Controles y Medidores Especializados tiene la impronta de IUSA no sólo en su acta constitutiva, en quienes forman parte de la empresa y en su página de internet. Las dos compañías también comparten la misma dirección. En los contratos que Controles y Medidores Especializados ha realizado con la CFE —cuyas copias se obtuvieron utilizando la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública—, el domicilio que presenta la empresa es Paseo de la Reforma 2608. Quien visite esa dirección encontrará un edificio con helipuerto. Antes de ingresar al lugar, un enorme directorio anuncia que ahí se encuentran las oficinas de IUSA, IUSASOL y la Clínica Lomas Altas, también propiedad de Carlos Peralta Quintero.

El domicilio de Paseo de la Reforma 2608 también fue el que presentaron los apoderados legales de la empresa para recibir notificaciones, cuando realizaron la solicitud ante el IMPI para registrar las marcas CONYMED y MIAL METERING SYSTEMS; registros que obtuvieron a mediados de 2012, de acuerdo con la información pública disponible en el portal Marcanet.

En Paseo de la Reforma 2608 están las oficinas de Grupo IUSA. Es el mismo domicilio que presenta Controles y Medidores Especializados en los contratos con la CFE.
Foto: Thelma Gómez Durán.

 

Es justo en el séptimo piso de Paseo de la Reforma 2608 en donde, el pasado 14 de junio de 2017, el director de Relaciones Institucionales de Grupo IUSA, Estéfano Conde, recibe a MCCI. Al preguntarle sobre Controles y Medidores Especializados responde: “Es una empresa que tiene una licencia expedida por IUSA. Es otro fabricante de medidores… Es una licencia de tecnología de fabricación de equipos. El medidor que fabrica esta empresa es un medidor que IUSA no fabrica, es un medidor bifásico”.

— ¿Ustedes conocen las plantas de Controles y Medidores? —se le pregunta.

— Yo, en lo personal, no. Pero es una empresa que tiene una licencia otorgada por IUSA… No competimos por lo mismo, porque el producto que hace esta empresa no lo fabrica IUSA. —insiste Estéfano Conde.

— El apoderado legal de la empresa es Andrés Tort Rivera, ¿lo conoce?

— No lo conozco.

— Andrés Tort Rivera es hermano de Mariana Tort Rivera, pareja de Carlos Peralta. ¿Las dos empresas no están vinculadas?

— (Controles y Medidores Especializados) no es una empresa de Grupo IUSA.

— ¿Aunque las dos direcciones que presentan ambas empresas son las mismas?

— Le reitero: no es una empresa de Grupo IUSA.

— La dirección que presenta Controles y Medidores Especializados es Paseo de la Reforma 2608, piso 3, ¿Qué hay en el piso 3 de este edificio?

— No lo sé. El edificio tiene 22 pisos. No sé que hay en el piso 3.

— ¿Aquí no están las oficinas de Controles y Medidores Especializados?

— Yo no sé dónde está Controles y Medidores.

— ¿No hay relación entre IUSA y Controles y Medidores Especializados?

— No es una empresa del Grupo IUSA… Ni IUSA ni sus empresas participan en el capital accionario de Controles y Medidores… Todos los contratos que las empresas de IUSA han ganado, han sido a través de licitaciones públicas internacionales, validadas por testigos sociales.

Hasta la licitación de 2012, IUSA concursaba en todas las partidas, incluso en las relacionadas con los medidores bifásicos. En 2013, a partir de que Controles y Medidores Especializados aparece en el escenario, IUSA no vuelve a presentar propuestas para las partidas relacionadas con medidores bifásicos. Es justo a partir de la licitación de 2013 cuando IUSA y Controles y Medidores Especializados se reparten las partidas: IUSA sólo presenta ofertas para venderle a la CFE medidores monofásicos y trifásicos. Controles y Medidores Especializados sólo participa en las partidas relacionadas con los medidores bifásicos.

Tanto los medidores monofásicos y bifásicos pueden utilizarse en servicios domésticos; su diferencia principal es que los primeros sólo miden servicios de 127 volts, mientras que los segundos pueden medir un mayor voltaje.

Y aunque el director de Relaciones Institucionales de Grupo IUSA insiste en que no hay vínculos entre IUSA y Controles y Medidores Especializados, la realidad muestra que ambas empresas no sólo tienen la misma dirección, comparten apoderados legales y también tienen los mismos números telefónicos. Cuando se marca al número telefónico que Controles y Medidores Especializados dio a la CFE y que se registró en el contrato de 2016, la persona que contesta señala que se habla a las oficinas de ventas de IUSA.

Además, días antes de la reunión con Estéfano Conde, MCCI acudió al edificio de Paseo de la Reforma 2608. Al preguntar en recepción por las oficinas de Controles y Medidores Especializados, el recepcionista realizó una llamada y preguntó si ahí se encontraba esa empresa. Después de unos minutos, el recepcionista respondió que sí, que ahí estaban las oficinas de Controles y Medidores Especializados.

CONEXIONES DIRECTAS

 

El que Controles y Medidores Especializados esté ligada a IUSA no ha impedido que las dos empresas participen, simulando ser competidoras, en la licitación que cada año realiza la gerencia de abastecimientos de CFE para comprar millones de medidores de luz.

El 22 de julio de 2013, la gerencia de abastecimientos de la CFE publicó la convocatoria de la licitación LA-018TOQ003-T257-2013, para adquirir un millón 590 mil medidores monofásicos, bifásicos y trifásicos. Tres empresas concursaron: Comercializadora IUSA Medidores, Controles y Medidores Especializados y Protecsa Ingeniería.

En la etapa de la evaluación técnica se descalificó a Protecsa Ingeniería, por considerar que su propuesta no cumplía con las especificaciones técnicas requeridas en la convocatoria. Así que sólo quedaron dos participantes: Comercializadora IUSA Medidores —la cual presentó propuestas para cinco de las seis partidas que se licitaron— y Controles y Medidores Especializados. Esta empresa sólo concursó en una partida, aquella en la que IUSA no presentó ninguna propuesta. Esa partida era para la adquisición de medidores bifásicos.

El 12 de agosto de 2013, la CFE —entonces bajo la dirección de Francisco Rojas Gutiérrez— dio a conocer el fallo de la licitación de ese año. A Comercializadora IUSA Medidores se le adjudicaron las cinco partidas en las que concursó; por ello obtuvo un contrato abierto que llegó a ser de mil 882 millones 632 mil 983 pesos. A Controles y Medidores Especializados se le adjudicó la única partida en la que participó. Así la empresa obtuvo su primer contrato abierto que en total fue por 587 millones 951 mil 132 pesos, de acuerdo con la información disponible en el portal de obligaciones de transparencia de la CFE.

La suma de los dos contratos que surgieron de la licitación de 2013 equivale a dos mil 470 millones 584 mil 115 pesos, cantidad que representa 12 millones de pesos más de lo que recibió el Hospital General de México como presupuesto para ese año.

En los contratos que firmaron los representantes de las empresas, el 27 de agosto de 2013, ambas señalan como dirección Paseo de la Reforma 2608.

El mecanismo diseñado para repartirse los contratos de las licitaciones para adquisición de medidores funcionó. Nadie se percató de que las dos empresas ganadoras compartían algo más que una dirección. Ni siquiera se dio cuenta de ello el testigo social que dio seguimiento a todo el proceso de la licitación, el ingeniero Arturo Peñaloza Sánchez, de la organización Contraloría Ciudadana para la Rendición de Cuentas, A.C., quien no respondió a la solicitud de entrevista que se le realizó.

El 25 de noviembre de 2013, el periódico El Universal publicó una entrevista con Carlos Peralta. “¿Cómo es la relación con la Comisión Federal de Electricidad?”, le preguntan. “Estrechísima. La CFE cumplió 76 años y IUSA cumplió 74 años, 74 años que ha sido proveedor de la comisión. Imagínate”, contesta Peralta.

La siguiente pregunta que le hace Marco Payán es: “¿Qué pasa con los medidores que siempre son IUSA?”. Carlos Peralta responde: “Los medidores son licitaciones internacionales. Pero año con año las hemos ganado, porque los volúmenes son altos y los plazos son cortos. Prácticamente no hay otro fabricante de medidores de luz con la capacidad de respuesta del volumen que requiere la CFE. Para lograrlo, todo el año estamos fabricando los medidores”.

Los reflectores se han colocado sobre Carlos Peralta en varias ocasiones. Y no ha sido solo por sus actividades empresariales. A mediados de los 90, el empresario salió a la defensa de su amigo Raúl Salinas de Gortari, acusado entonces por lavado de dinero. Carlos Peralta aseguró que le pertenecían parte de los recursos que el hermano del ex presidente tenía en un banco suizo, ya que le había dado a Raúl Salinas 50 millones de dólares para realizar una inversión que no prosperó.

CAMPO LIBRE EN LICITACIONES

En 2014  —cuando ya estaba al frente de la dirección de la CFE Enrique Ochoa Reza, actual presidente nacional del PRI— IUSA y Controles y Medidores Especializados volvieron a poner en marcha su fórmula para asegurarse los contratos. Esta vez no sólo fue en una licitación, lo hicieron en dos.

El 3 de abril de 2014, la División Centro Occidente de la CFE publicó la convocatoria de la licitación LA-018TOQ008-T52-2014, para adquirir poco más de 14 mil watthorímetros. Las únicas propuestas que se presentaron fueron las de Controles y Medidores Especializados (para dos partidas) e Industrias Unidas (en una partida). Las dos empresas ganaron. La primera obtuvo un contrato por 18 millones 62 mil 932 pesos. Mientras que el de Industrias Unidas fue por 2 millones 252 mil 900 pesos, de acuerdo con el acta del fallo, disponible en el portal de Compranet.

La segunda licitación fue la LA-018TOQ003-T157-2014 realizada por la gerencia de abastecimientos de la CFE, para comprar —a través de 21 partidas— más de un millón 181 mil watthorímetros. El testigo social que participó en este proceso, designado por la Secretaría de la Función Pública, fue Fernando Dablantes Camacho.

Las únicas empresas que participaron fueron IUSA y Controles y Medidores Especializados. La primera presentó propuestas para 14 de las 21 partidas; la segunda lo hizo para las siete partidas restantes. El 30 de julio de 2014 se dio a conocer el fallo: las dos empresas ganaron en todas las partidas por las que concursaron.

IUSA obtuvo un contrato abierto con la CFE que alcanzó los 922 millones 394 mil 173 pesos. Mientras que Controles y Medidores Especializados consiguió otro por 599 millones 745 mil 957 pesos. En 2014, las dos empresas ligadas a Carlos Peralta obtuvieron por la venta de medidores a la CFE un total de mil 542 millones 455 mil 962  pesos.

Como ha sucedido en todos los contratos que Controles y Medidores Especializados ha realizado con la CFE, quien firmó como representante legal de la empresa es Vidargas Hernández, abogado corporativo de IUSA.

En su Artículo 50, Fracción VII, la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público señala que las dependencias y entidades se abstendrán de recibir proposiciones o adjudicar contrato a quienes “presenten proposiciones en una misma partida de un bien o servicio en un procedimiento de contratación que se encuentren vinculadas entre sí por algún socio o asociado común. Se entenderá que es socio o asociado común, aquella persona física o moral que en el mismo procedimiento de contratación es reconocida como tal en las actas constitutivas, estatutos o en sus reformas o modificaciones de dos o más empresas licitantes, por tener una participación accionaria en el capital social, que le otorgue el derecho de intervenir en la toma de decisiones o en la administración de dichas personas morales”.

Cuidando lo que dice este artículo, las dos empresas ligadas a Carlos Peralta sólo participan en las licitaciones en partidas diferentes. Nunca presentan propuestas para las mismas partidas. Este mecanismo permite que las dos compañías vinculadas se aseguren y repartan los contratos de la CFE, sin que se viole flagrantemente la Fracción VII del Artículo 50 de la Ley de Adquisiciones, aunque no exista una competencia real en las licitaciones.

— ¿Como testigo social revisó las actas constitutivas de las empresas, se verificó que realmente se trate de empresas competidoras?

—se le pregunta en entrevista a Fernando Dablantes Camacho, quien participó como testigo social de las licitaciones de 2012 y 2014.

—No llegamos a tanto. Nosotros lo que hacemos es un atestiguamiento que difiere de lo que es una auditoría. Una auditoría tiene un alcance mucho mayor; ahí sí se puede revisar quiénes son los accionistas, si están relacionados unos con otros, etcétera. Como testigos sociales atestiguamos que el proceso se apegue a la normatividad, que sea transparente, que no vaya dirigido hacia algún lado. Si encontramos alguna cosa sospechosa, nuestra primer responsabilidad es notificar al órgano interno de control y pedir una explicación.

—¿No encontró nada sospechoso?

— Como siempre habían participado esas empresas, no le vi ningún problema… Todas las licitaciones parten de un principio de que son de buena fe. Si sobre la marcha vemos o detectamos algo que no está en su lugar, entonces sí comenzamos a pedir más documentación.

PERALTA: PUERTAS ABIERTAS EN CFE

El 4 de septiembre de 2015 Ochoa Reza se reunió con Carlos Peralta en las oficinas de la CFE.
Foto: Twitter Enrique Ochoa

La misma historia se repitió en 2015, con la licitación pública internacional LA-018TOQ003-T90-2015, convocada el 17 de febrero de ese año por la gerencia de abastecimientos de la CFE para comprar poco más de un millón 730 mil medidores. Como testigo social del procedimiento participó la organización Transparencia Mexicana, representada por Carla Crespo Benítez.

Los dos únicos participantes que se presentaron, en partidas diferentes, fueron IUSA y Controles y Medidores Especializados. En el fallo, dado a conocer el 25 de mayo de 2015, la CFE declaró desiertas las tres partidas que se licitaron porque las ofertas económicas presentadas por los licitantes “eran superiores al 10%” a la media obtenida en la investigación de mercado.

En su informe sobre esta licitación, Transparencia Mexicana recomendó a la CFE, entre otras cosas, analizar las razones por las cuales no había más licitantes en cada partida, además de considerar “si es necesario implementar diferentes estrategias de contratación para fomentar la participación de más licitantes en este tipo de proyectos”.

Esa licitación se volvió a realizar entre junio y julio de 2015, ahora con el número LA-018TOQ003-T173-2015. El testigo social también fue Carla Crespo Benítez, de Transparencia Mexicana.

IUSA y Controles y Medidores Especializados, de nueva cuenta, fueron los únicas empresas que, en partidas diferentes, concursaron. El 10 de julio de 2015, durante la lectura del fallo, se informó que ahora sí las dos empresas ganaron ya que presentaron ofertas económicas aceptables.

El 14 de julio, día en que se firmaron los contratos, se especificaron las cantidades; el de IUSA fue por mil 438 millones 453 mil 800 pesos. Controles y Medidores Especializados obtuvo 831 millones 085 mil 299 pesos, de acuerdo con las copias de estos contratos que se obtuvieron utilizando la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública.

En su informe, el cual está disponible en la página de internet de la organización, Transparencia Mexicana señaló: “llama la atención que los precios ofertados por los licitantes corresponden al precio aceptable obtenido por la CFE, el cual fue conocido por las mismas empresas que participaron en esta licitación en el fallo de la primera convocatoria de la licitación, en la que se declararon desiertas las partidas”.

Transparencia Mexicana, además, volvió a recomendar a la CFE realizar varias acciones, entre ellas “analizar la posibilidad de establecer contacto con la Comisión Federal de Competencia Económica (COFECE) para que analice el comportamiento del mercado para este procedimiento. Lo anterior en atención a la participación y resultados de los dos procedimientos de licitación convocados para la adquisición de watthorímetros”. También señaló la necesidad de que la CFE “explore el mercado internacional abierto, para saber qué tipo de oferta existe”.

Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) solicitó a la CFE una entrevista sobre este tema. La oficina de comunicación social de la CFE respondió a las preguntas por correo electrónico. En ellas se asegura que se atendieron las recomendaciones que realizó Transparencia Mexicana como testigo social de la licitación de 2015. También se asegura que se ha buscado propiciar mayor participación de competidores.

— ¿Por qué la CFE beneficia con el fallo de sus licitaciones a dos empresas que, en la realidad, no son competidoras? —se preguntó a la CFE.

“La CFE —se contestó en el correo electrónico— rechaza beneficiar a ninguna empresa en los fallos de licitación, ya que conforme a la normatividad aplicable son procedimientos de libre concurrencia y cualquier empresa que cumpa los requisitos puede participar, adjudicándosele el contrato a aquellas que los cumplan y ofrezcan las mejores condiciones de precio, calidad, financiamiento y oportunidad”.

Dos meses después de que se otorgaron los contratos de la licitación de 2015, el 4 de septiembre de 2015, el director general de la CFE, Enrique Ochoa Reza publicó en su cuenta de Twitter el siguiente mensaje: “Esta mañana sostuve una reunión de trabajo con Carlos Peralta, Presidente y Director General de Grupo IUSA”, acompañado de una fotografía en donde Ochoa y Peralta posan sonrientes a la entrada de las oficinas de la CFE.

El 19 de noviembre de 2015, el director general de la CFE volvió a reunirse con Carlos Peralta. Las fotografías del encuentro —en el que también participó el entonces subdirector de distribución y hoy director de distribución, Roberto Vidal León— las publicó Enrique Ochoa Reza en dos Tweets.

EL PRIMERO ES:

EL SEGUNDO ES MÁS EXPLÍCITO

AÑO DE BONANZA

Durante el sexenio de Peña Nieto, 2016 es el año en que las empresas ligadas a Carlos Peralta han obtenido más dinero por la venta de medidores de luz a la CFE.

El 27 de mayo de 2016, la gerencia de abastecimientos de la CFE publicó la convocatoria para el concurso abierto CFE-001-CAAAT-0003-2016. El 6 de julio, dos días antes de que Enrique Ochoa Reza presentara su carta de renuncia como director general de la CFE, se realizó el acta de presentación de ofertas para las 48 partidas del concurso. Las tres empresas licitantes fueron Controles y Medidores Especializados, IUSA y Electrometer de las Américas. Esta compañía sólo participó en una partida; sin embargo, resultó descalificada en la etapa de evaluación técnica.

El 20 de julio fue cumpleaños de Peña Nieto. Ese día, el dueño de IUSA retwitteó el mensaje que se envió desde la cuenta de Twitter de los Tigres de Quintana Roo:

 

Cinco días después, funcionarios de la CFE informaron sobre el fallo del concurso CFE-0001-CAAAT-0003-2016: las 48 partidas que se concursaron se repartieron entre las dos compañías ligadas a Carlos Peralta.

El 4 de agosto de 2016 —dos días después de que Peña Nieto nombró director general de la CFE a Jaime Francisco Hernández Martínez—, se firmaron los contratos “bajo demanda de bienes”; es decir, éstos podrían ampliarse si es que la CFE requería de una cantidad mayor de medidores. El primer contrato que recibió Controles y Medidores Especializados fue por 536 millones 791 mil 298 pesos; el de IUSA ascendió a mil 404 millones 942 mil 509 pesos.

Entre el 27 de octubre y el 23 de noviembre de 2016, las dos empresas recibieron más  contratos, derivados del fallo del concurso CFE-0001-CAAAT-0003-2016.

De acuerdo con las copias de esos documentos, obtenidos a través de solicitudes de información, IUSA recibió, por lo menos, 14 contratos más, los cuales suman un monto de 944 millones 202 mil 189 pesos. Mientras que Controles y Medidores Especializados obtuvo otros 10 contratos por un total de 353 millones 770 mil 962 pesos.

Antes de este gran contrato, el 24 de junio de 2016, ambas empresas ya habían ganado la licitación pública internacional LA-018TOQ040-E100-2016, convocada por la División de Distribución Centro Oriente de la CFE. En donde también fueron las únicas participantes, cada una en partidas distintas. De acuerdo con la copia de los contratos derivados de esta licitación, a IUSA se le pagaron 57 millones 719 mil 860 pesos; mientras que para Controles y Medidores Especializados la suma fue de 4 millones 866 mil 664 pesos.

Tan sólo en 2016, IUSA y Controles y Medidores Especializados recibieron de la CFE, por la venta de medidores, un total de 3 mil 302 millones 293 mil 482 pesos.

Hace tan sólo unos días, las dos empresas vinculadas con Carlos Peralta fueron, una vez más, las grandes ganadoras de contratos con la CFE.

El 11 de abril de 2017, la CFE publicó en el Diario Oficial de la Federación la convocatoria del concurso abierto CFE-0001-CAAAT-0001-2017, para adquirir, a través de 46 partidas, poco más de un millón 600 mil medidores. En esta ocasión el testigo social fue David Shields Campbell.

A diferencia de licitaciones de años anteriores, se presentaron más licitantes: Industrias Unidas (para 30 partidas), Controles y Medidores Especializados (para 16 partidas), Protecsa Ingeniería (para 16 partidas) y Electrometer de las Américas (para una partida).

El fallo se dio a conocer el 29 de mayo de 2017, después de posponerlo en dos ocasiones. Como en otras licitaciones, la propuesta de Protecsa Ingeniería fue rechazada por no cumplir con las pruebas técnicas.

A Industrias Unidas se le adjudicaron 29 de las 30 partidas para las que concursó, por lo que obtuvo un contrato por mil 555 millones 402 mil 326 pesos. Controles y Medidores Especializados ganó las 16 partidas en las que participó y consiguió un contrato por 693 millones 116 mil 309 pesos.

El concurso de 2017 tuvo una peculiaridad: Electrometer de las Américas ganó una partida. Logró ser proveedor de medidores de la CFE, después de intentarlo desde 2012. Se le asignó un contrato por 63 millones 856 mil 819 pesos, monto que no se compara con lo que ganaron las dos empresas vinculadas con Carlos Peralta, las cuales en conjunto recibieron de la CFE, por la adquisición de medidores, 2 mil 248 millones 518 mil 635 pesos. Esta cantidad representa el doble del presupuesto destinado al Hospital Infantil de México Federico Gómez en 2017 (1 mil 380 millones 741,978 pesos).

Desde 2013, año en que Controles y Medidores Especializados comenzó su historia en las licitaciones, esta empresa y IUSA han recibido contratos de la CFE por la adquisición de medidores que, en conjunto, suman poco más de 11 mil 833 millones de pesos.

MÁS NEGOCIOS A LA VISTA

“Inauguración de la central solar fotovoltaica “Don Alejo”, en enero de 2016
Credito: Presidencia

 

El 15 de enero de 2016 fue día de fiesta para el Grupo IUSA. El presidente Enrique Peña Nieto y su esposa Angélica Rivera inauguraron la fábrica de paneles solares IUSASOL y la primera etapa de la central solar fotovoltaica “Don Alejo”, ubicada en el complejo que el grupo tiene en Pastejé, muy cerca de Atlacomulco. Carlos Peralta y su pareja Mariana Tort también tuvieron como invitados, entre otros, al gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila Villegas, y al entonces director General de la CFE, Enrique Ochoa Reza.

 

Carlos Peralta aseguró que “la central solar Don Alejo será la más grande de Latinoamérica y representará una inversión de 800 millones de dólares, que incrementará la capacidad instalada de generación renovable del país”. Además, como lo ha hecho en otras ocasiones, el empresario aplaudió la Reforma Energética realizada por Peña Nieto en 2013, la cual permite la inversión privada en la generación y distribución para suministrar electricidad a la población.

 

Gracias a esa reforma IUSASOL —la empresa del corporativo dedicada a la energía fotovoltaica— ya suministra la electricidad del alumbrado público del Municipio de Jocotitlán, Estado de México.

 

Comentarios
Top