Sin el Sol no funciona nada

Texto de Klaus Fuhrman*

Foto vía El Financiero.

Escenario: ¿Qué sucedería si no saliera el Sol?

En caso de que las reservas fósiles y nucleares se agotaran en poco tiempo, se verificaría un escenario en verdad catastrófico para la humanidad, pero no sería comparable con lo que pasaría si el Sol repentinamente dejara de salir.

Imagínese que a pesar de que ya fueran las 8 horas de la mañana no amaneciera. En las noticias se precipitarían los reportes de que por alguna extraña razón el Sol no había salido ese día, es decir, no se había presentado a trabajar.

El reporte meteorológico nos alertaría a preparamos para una temperatura de entre los 27 y los 30 °C bajo cero para la siguiente noche. “Ojalá el día de mañana nuevamente salga el Sol” pensaríamos todos.

Sin embargo, imaginemos que de nuevo la siguiente mañana permaneciera oscura. A lo sumo en dos días ningún niño podría ir a la escuela a causa del frío.

Al cuarto día nadie podría ir al trabajo en automóvil, porque las temperaturas descenderían a 83 °C y ningún motor arrancaría. Se colapsaría el suministro de la electricidad. A la humanidad le quedarían pocos días de vida con excepción de las escasas personas que son capaces de sobrevivir en cuevas profundas donde hay aguas termales.

Permaneceríamos entre una y dos semanas a 183 °C bajo cero. El oxígeno comenzaría a condensarse y su ausencia asfixiaría -en el real sentido de la palabra- a toda la vida existente en el planeta. En este momento, seguramente al último representante de una empresa magna de energía fósil por fin “le caería el veinte”: Sin el Sol no funciona nada.
Es un hecho que también durante el invierno, el suministro principal de energía para la humanidad proviene de la oferta “on-line” del Sol y que sólo una pequeña parte la requiere de fuentes adicionales de energía fósil o renovable.

Sin el Sol: 273 °C bajo cero

En lugar de aprovechar la oferta ilimitada del Sol, sobre todo en el verano, con un enorme esfuerzo el hombre excava en sofisticadas plantas y quema recursos fósiles para obtener la calefacción que requiera durante el invierno.

Ignorar el Sol es causa del problema energético que enfrentamos

Por principio de cuentas, en la tierra no deberíamos tener ningún problema de escasez de energía. Es por prácticas indebidas que la energía se convierte en problemática. Como consecuencia de ello dejaremos a nuestros hijos lo que nunca toleraríamos de ellos. Un caos increíble que ya se dibuja notablemente en el horizonte. *

*El Sol es una fuente de energía infinita frente a los límites de los energéticos fósiles y nucleares. El alcance de las materias primas fósil-nucleares como el carbón, petróleo, gas y uranio, que hasta hace poco constituían la mayor parte de las energías primarias, está limitado a unas cuantas décadas en el caso del petróleo y a unos siglos en el del carbón, según estudios actuales. Existen opiniones encontradas sobre las reservas del petróleo que alberga la tierra. Se estima la existencia de reservas entre 118 y 151 mil millones de toneladas de petróleo. De acuerdo con el estudio “Bólkow técnica de sistema” |a humanidad ha consumido 800 giga barriles (1 barril equivale a 159 litros de petróleo), casi la mitad de los yacimientos petrolíferos de la tierra. A estas alturas, no podemos esperar grandes descubrimientos petrolíferos.
La cantidad de extracción de los países productores de petróleo ha llegado al clímax o se encuentra a punto de llegar a él con excepción de los países del Cercano Oriente. En los próximos años se verá reducido en forma notable el petróleo disponible. Como puede apreciarse en la gráfica siguiente la explotación del petróleo sigue una curva tipo campana:

 

Durante los últimos 40 años no se ha encontrado ningún campo petrolífero de extensiones considerables. Hasta el día de hoy se cuenta con el petróleo de los yacimientos que fueron descubiertos durante los años setenta. Aunque los geólogos, gracias a métodos mejorados de búsqueda han encontrado ahora más lugares que antes, sólo es factible sustituir aproximadamente entre el 20 y el 25% del petróleo.

Incluso con números optimistas las reservas sólo alcanzan hasta el 2050 tomando como base el consumo de 1999. Más bien es de esperarse mayor incremento en la demanda, especialmente en los países asiáticos, ante todo en China. Por su parte el Uranio cuenta con alrededor de 40 años de disponibilidad.

El fin de las plantas nucleares está a la vista, mientras que el carbón tendría una vida potencial de 170 años si se mantiene el actual volumen de extracción.

Sin embargo, las crisis resultantes del agotamiento de las reservas se prevé que se presenten aún antes. Por un lado hay que temer el advenimiento de luchas por el acceso a las materias primas clave que se concentran en pocas regiones de la tierra. Por otro lado, aumentarían los riesgos debido al incremento de los gases de efecto invernadero en la atmósfera, en razón de la quema de los energéticos fósiles, lo cual cambiaria en forma irreversible la vida entera en la tierra. El aprovechamiento total de las reservas restantes del carbón y del petróleo significaría contravenir por completo las metas de la Conferencia de Río de 1992 sobre el cambio climático. Tanto el declive de las reservas de los recursos fósiles en agotamiento (a los que una tercera parte de la humanidad no tiene acceso), como los crecientes peligros provocados por el cambio climático, no nos dejan ninguna otra alternativa que no sea la de renunciar al uso de los energéticos fósiles y en su lugar aprovechar las energías solares como única fuente energética.

*Astrofísico. 2000.

Otras fuentes: Fragmentos de “El Camino hacia la Era Solar” editado por la Asociación Europea de Energía Solar (Eurosolar), 2000.Traducción Dorothea Wilkes, miembro de México Solar, A.C.

Comentarios
Top