5 datos curiosos sobre la batalla del 5 de mayo de 1862

Enrique Ortiz García

Twitter: @Cuauhtemoc_1521
Facebook: El espejo humeante

1
El general Ignacio Zaragoza nació un 24 de marzo de 1829 en el poblado de Bahía del Espíritu Santo, en el estado de Coahuila-Texas. Lamentablemente en la actualidad dicha población que lleva el nombre de Goliad es parte de Texas, Estados Unidos de América. Recordemos que Texas consiguió su independencia de México en el año de 1836. Interesante mencionar que la familia Zaragoza al ver los conflictos que se estaban dando en el estado de Texas, decidieron mudarse a Matamoros y posteriormente a Monterrey, donde el joven Ignacio entró al seminario. Al poco tiempo se dio cuenta que no tenía la vocación religiosa, por lo que abandonó sus estudios. Para 1846 el joven Ignacio trató de enrolarse en el ejército con el fin de defender el territorio nacional en contra de la invasión norteamericana. Lamentablemente no se le permitió el “honor” debido a que aún no cumplía la mayoría de edad.

 

2
Un día antes de la famosa batalla de Puebla del 5 de mayo, se enfrentaron en Atlixco las tropas liberales y parte del ejército de Oriente al mando de los generales Tomás O´Horan y Antonio Carvajal en contra de los remanentes de los ejércitos conservadores que fueron derrotados en la batalla de Calpulalpan en 1860. Estas fuerzas, aproximadamente de 2000 efectivos, estaban comandadas por los generales José María Cobos y Leonardo Marquéz, uno de los militares con peor fama de la historia de México. Esto debido a que mandó fusilar a prisioneros y a doctores que se encontraban en el campo de batalla brindando apoyo médico a los heridos. Por ese terrible acontecimiento se le apodó “El Tigre de Tacubaya”. Esto sin mencionar que también mandó asesinar a Melchor Ocampo, Leandro Valle y a Santos Degollado, todos militares liberales.

Ignacio Zaragoza temía que las fuerzas de Márquez apoyaran a las francesas que se dirigían a Puebla al mando de Charles Latrille, Conde de Lorencez, superando en numero a los defensores mexicanos del ejército de Oriente. Afortunadamente para la causa nacional, la victoria favoreció a O´Horan y Carvajal quienes lograron dispersar a las fuerzas conservadoras, impidiendo el apoyo al invasor francés

3
Entre los 6000 hombres franceses que llegaron a Veracruz con intención de hacerse con el poder en México se encontraba una unidad de élite que tuvo sus orígenes en el norte de África, puntualmente en el actual país de Argelia. Esta unidad fue el 2do regimiento de Zuavos. La historia de la creación de los zuavos se remite a la guerra que emprendió Francia para conquistar Argelia en 1830. El general Bertrand Clausel decidió fortalecer el Armeè d´Afrique con algunas tropas de élite reclutadas entre los aliados de la región. Entre ellas destacaba por su valor y confiabilidad la etnia bereber de los zwawa. A los líderes de esta etnia les pareció una excelente idea estrechar la relación con los “victoriosos europeos” por lo que enviaron 2000 hombres al mando de Abrahman Keni: para el 1 de octubre ya se contaba con 2 batallones de infantería y 2 escuadros montados, ambos de zuavos. A pesar que en sus inicios estas tropas de élite fueron conformadas por habitantes del norte de África, con el paso del tiempo sus filas fueron llenadas por hombres de color, árabes, europeos y bereberes. Quince años después de su creación casi el total de su composición era de origen europeo.

 

Sin lugar a dudas podemos afirmar que los zuavos, o también conocidos como “chacales”, eran de los mejores soldados de la segunda mitad del siglo XIX. Habían recorrido muchos países amasando una gran cantidad de victorias, entre las cuales destacaron el sitio de Sebastopol, durante la guerra de Crimea, las batallas de Solferino y Magenta durante la campaña francesa de 1859.

Su uniforme destacaba por llevar pantalones bombachos llamados sarouel, una larga faja de lana de 3 metros y medio, grebas de piel, turbantes y un gorro tipo fez con una borla llamada tarbush.

4
Las condiciones del ejército de Oriente liderado por Ignacio Zaragoza eran pésimas. Meses antes de que iniciaran las operaciones militares el general escribió cantidad de cartas solicitando fondos para alimentar a la tropa, así como calzado, municiones e incluso mulas y carretas para trasladar los pertrechos. Incluso en una misiva al secretario de guerra le solicitaba picos y palas para realizar las laborales de fortificación en la periferia de Puebla, obteniendo por respuesta que los requisara de los campos y haciendas cercanas a la ciudad. Muchos soldados mexicanos carecían de calzado o de fusiles, teniendo como única arma machetes e incluso hondas. Para empeorar la moral del ejército, el 6 de marzo de 1862 sucedió un trágico accidente en un campamento ubicado en San Andrés Chalchicomula que cobró la vida de alrededor de 1300 hombres. Al parecer algunas mujeres que estaban preparando alimentos tuvieron la necesidad de encender fogatas, sin embargo, el fuerte viento hizo que una chispa cayera en un polvorín ubicado en la casa del diezmo, causando una gran explosión. La unidad que sufrió la mayor cantidad de bajas fue la Brigada de Oaxaca, que se dirigía hacia Puebla para realizar la defensa.

5
Es común que dentro del heroico relato de la batalla del 5 de mayo destaquen en derroche de valor y arrojo los indígenas nativos de Zacapoaxtla que formaban parte del 6to batallón de la Guardia Nacional, propio del estado de Puebla. Con el tiempo este importante mito de la historia militar mexicana ha ido a la baja gracias a investigaciones de Venancio Aguilar y Paco Ignacio Taibo II. De acuerdo a sus investigaciones dos terceras partes del 6to batallón de la Guardia Nacional estaba conformado por hombres provenientes del distrito de Tetela de Ocampo y una tercera parte del distrito de Zacapoaxtla, siendo hombres de Xochiapulco y Cuetzalan. La confusión al parecer nace de los informes de Miguel Negrete quien días después de la batalla relató que el batallón de Zacapoaxtla había encarado a la primera columna francesa.

La realidad va incluso más allá debido a que en aquellos años la cabecera del municipio de Zacapoaxtla era un bastión conservador debido a la gran cantidad de comerciantes españoles que vivían en él. Incluso se negaron a participar en la defensa del 5 de mayo. Si te interesa conocer más visita el artículo de La Jornada del 5 de mayo del 2012.

 

Comentarios
Top