Anaya, los secuestros o cómo engañar con un dato verdadero

Patricio Solís (@psolisaqui)

Foto vía Animal Político

“Es falso que cuando fue jefe de gobierno estuviera (bien) la seguridad, por cada 100 casos en el país, los secuestros crecieron 88%, él va a decir que no es cierto, que son los números de la ‘mafia del poder’…”.

Con este “crecieron 88%”, Ricardo Anaya, candidato del Frente por México, lanzó en el debate del domingo pasado un ataque a Andrés Manuel López Obrador y su récord en materia de seguridad en Ciudad de México. La polémica se extendió al día siguiente, luego de que el equipo de VerificadoMX calificara como falsa tal afirmación. En el noticiario radiofónico matutino “Así las cosas”, Anaya le exigió a VerificadoMX que “sean rigurosos” y defendió sus cifras, argumentando que él se refería a que “de cada 100 secuestros en el país, cuántos ocurrieron en la Ciudad de México y eso se disparó 88%…”.

Luego de revisar esta información, el equipo de VerificadoMX aclaró, publicando en su sitio la siguiente nota:

“En una primera versión de la verificación sobre la frase del candidato del Frente, Ricardo Anaya, se tomó como falso que haya aumentado el secuestro 88% en la Ciudad de México entre 2000 y 2005.

El equipo del candidato envió las cifras en las que se basó Anaya. Verificado 2018 revisó los datos, lo dicho por el candidato es cierto.

Ambos indicadores, tanto el utilizado por el candidato Anaya, como el utilizado por Verificado 2018, son correctos. En lo que difieren es en la metodología utilizada y, por lo tanto, arrojan resultados distintos”.

Parecería entonces que la diferencia entre lo dicho por Ricardo Anaya en el debate y lo publicado por VerificadoMX se limita a una “diferencia metodológica” que llevó a cada parte a obtener conclusiones distintas. ¿Pero es esto realmente así? ¿Hasta qué punto es posible que diferencias en la forma de medir y calcular los indicadores lleven a resultados tan disímiles? En mi opinión, esta pregunta no puede responderse si no se define con anterioridad: 1) qué es lo que se desea medir, y 2) cuáles son las medidas apropiadas para realizar esas mediciones.

En cuanto a lo primero, la frase de Anaya en el debate es inequívoca. Según lo dicho por él, la seguridad en Ciudad de México no estaba bien y los secuestros “crecieron”. Ese es el fondo de su afirmación.

Ahora pasemos a las medidas apropiadas. Para medir si un fenómeno crece o se reduce, la medida adecuada y de uso generalizado es la incidencia, es decir, el número de casos que acontece en un periodo determinado de tiempo. Dado que los números absolutos de incidencia pueden variar en función del tamaño de una población, los análisis comparativos a lo largo del tiempo o entre distintas poblaciones se realizan a través del cálculo de tasas. Una tasa es el cociente entre el número de eventos ocurridos en un periodo determinado (usualmente un año) y la población expuesta al riesgo de experimentar ese evento (o más específicamente, si se desea ser purista desde un punto de vista técnico, el tiempo de exposición al riesgo, pero este tiempo de exposición es generalmente calculado a partir de la población en riesgo). Habitualmente, las tasas se presentan en una escala de x miles de habitantes. En el caso del secuestro, la escala usual ha sido por 100 mil habitantes.

Ahora bien, si se comparan los datos de secuestro en 2000 y 2005, la tasa de secuestros disminuyó en el entonces Distrito Federal, tal como lo reportó VerificadoMX. Existen varios matices para esta afirmación, como el hecho de que se presentaron incrementos en 2001 y 2004. Pero el saldo final de la comparación del inicio y final del gobierno de López Obrador es una reducción en la incidencia del secuestro en la ciudad. En este sentido, el equipo de López Obrador tiene sustento al afirmar que los datos de 2000 y 2005 respaldan tal reducción. Incluso está en su derecho, como lo hacen habitualmente los políticos, de atribuirlo a su gestión, aunque en el ámbito académico demandaríamos más evidencia, por la dificultad de hacer imputaciones de causalidad de esa naturaleza, y mayormente en un tema como las cifras de incidencia delictiva, que tienen serios problemas metodológicos.

A pesar de que las tasas son la metodología apropiada, Anaya optó por no utilizarlas, quizás porque no le ayudaban a dar el golpe de un “aumento” en los secuestros. En lugar de ello, calculó el porcentaje de casos de secuestro que representaba el entonces DF frente al conjunto nacional. Convenientemente, utilizó como último año para su cálculo 2004, siendo que López Obrador fue jefe de gobierno hasta finales de julio de 2005, más de la mitad de ese año. Lo justo sería atribuir también a su gestión, al menos en su mayor parte, el marcado descenso en 2005.

Pero dejando de lado el uso arbitrario de 2004 como año de referencia final, la pregunta más importante es: ¿Sirve el porcentaje de secuestros con respecto al total nacional como medida de incidencia? La respuesta es un contundente no. Este porcentaje es una medida de distribución. No se le puede usar para afirmar que los secuestros “crecieron”, como lo hizo el candidato Anaya en el debate, ya que es posible que, incluso con una reducción en la incidencia, el porcentaje que representa el DF en el total haya aumentado. Esto puede deberse a diversos factores, entre ellos, un crecimiento de la cifra negra o una mayor reducción en el resto del país, o incluso un cambio en el peso demográfico del DF en el conjunto nacional.

Conociendo lo anterior –lo tenía muy presente a la mañana siguiente, cuando en “Así las Cosas” aclaró que no usaba “el parámetro de cada 100 mil habitantes”, es decir la tasa–, Anaya optó por utilizar la medida de distribución, tal vez porque esto le permitía afirmar que “los secuestros crecieron 88%” utilizando un “dato verdadero” pero engañoso e inapropiado.

Quizás un ejemplo proveniente de un ámbito diferente, alejado de la pasión de las campañas políticas, podría servir para ilustrar el problema. Según datos del INEGI, entre 1992 y 2009, la tasa específica de fecundidad de las mujeres adolescentes (entre 15 y 19 años) en México se redujo de 82.1 nacimientos por mil a 70.9 por mil, es decir, la incidencia de la maternidad adolescente cayó aproximadamente 15%. Sin embargo, del total de nacimientos ocurridos en el país, aquellos de madres de 15 a 19 años de edad pasaron de 16.9% a 18.8% casi en el mismo periodo (1994-2009). Esta discrepancia se debe fundamentalmente a que las tasas específicas de fecundidad cayeron más en edades posteriores, lo que incrementó el peso relativo de los nacimientos de madres adolescentes.

Si, a sabiendas de que la tasa específica de fecundidad bajó 15%, alguien trata de convencer al público de que la fecundidad entre los adolescentes subió entre 1992 y 2009, pues pasó de ser 16.9% a 18.8% del total de nacimientos, ¿no estaría usando los datos de manera engañosa e irresponsable? ¿No estaría mintiendo?

Dejo esto a juicio del lector.

 

* Patricio Solís es Profesor-investigador de El Colegio de México.

 

**El artículo fue publicado originalmente en animalpolitico.com

Comentarios
Top