Asesinan a dos jesuitas en Chihuahua; sicarios desaparecen sus cuerpos

Redacción

Esta mañana nos enteramos del asesinato de dos sacerdotes jesuitas entregados a las causas del pueblo rarámuri en Cerocahui, Chihuahua: Javier Campos y Joaquín César Mora Salazar. Sicarios liderados por un criminal apodado «El Chueco», balacearon las puertas de la iglesia de la localidad, quienes perseguían a un hombre. El herido logró ingresar al tempo llegó gasta el altar. El Padre Joaquín, uno de los jesuitas, de 80 años, le dio el sacramento de la extremaunción (un rito católico para las personas con enfermedades graves.

Según el relato de las organizaciones civiles que trabajan en la zona, «El Chueco», líder criminal que ha causado asesinatos y desplazamiento de cientos de indígenas rarámuris, le reclamó al sacerdote el auxilio prestado. En ese momento se encontraba el padre Javier, a quien también acribillaron en el interior del templo católico.

Los sicarios se llevaron los cuerpos de los dos sacerdotes, hasta el momento no se conoce el paradero.

Las defensoras de los derechos humanos de Chihuahua, familiares de personas desaparecidas y las comunidades desplazadas de la Sierra Tarahumara, exigen a los tres órdenes de gobierno que atiendan y detengan el baño de sangre que ahoga Chihuahua.
Por su parte, la Compañía de Jesús en México condenó esta masacre.

Ciudad de México, 21 de junio de 2022.- Los jesuitas de México, con profundo dolor, denunciamos el homicidio de nuestros hermanos Javier Campos Morales, S.J. y Joaquín César Mora Salazar, S.J., ocurrido el día de ayer dentro del templo de la comunidad de Cerocahui, Chihuahua.

Condenamos estos hechos violentos, exigimos justicia y la recuperación de los cuerpos de nuestros hermanos que fueron sustraídos del templo por personas armadas.

También demandamos que de forma inmediata se adopten todas las medidas de protección para salvaguardar la vida de nuestros hermanos jesuitas, religiosas, laicos y de toda la comunidad de Cerocahui.

Hechos como estos no son aislados. La sierra tarahumara, como muchas otras regiones del país, enfrenta condiciones de violencia y olvido que no han sido revertidas. Todos los días hombres y mujeres son privados arbitrariamente de la vida, como hoy fueron asesinados nuestros hermanos.

Los jesuitas de México no callaremos ante la realidad que lacera a toda la sociedad. Seguiremos presentes y trabajando por la misión de justicia, reconciliación y paz, a través de nuestras obras pastorales, educativas y sociales.

Al denunciar lo ocurrido hacemos notar también el dolor que vive nuestro pueblo por la violencia imperante y nos solidarizamos con tantas personas que padecen esta misma situación, sin que su sufrimiento suscite empatía y atención pública.

Confiamos que los testimonios de vida cristiana de nuestros queridos Javier y Joaquín sigan inspirando a hombres y mujeres a entregarse en el servicio a los más desprotegidos.

Descansen en paz.

Provincia Mexicana de la Compañía de Jesús

 

«Estoy conmocionado y entristecido por esta noticia. Mis pensamientos y oraciones están con los jesuitas en #Mexico y sus familias. Tenemos que detener la violencia en nuestro mundo y tanto sufrimiento innecesario».
Palabras del Padre Arturo Sosa, SJ
General de los Jesuitas (Roma) en el asesinato de Javier Campos SJ y Joaquín Mora SJ

Javier Campos Morales, S.J. “El Gallo”

Nació el 13 de febrero de 1943 en la Ciudad de México. Durante su niñez y adolescencia vivió en Monterrey, Nuevo León. Posteriormente ingresó al Instituto de Ciencias en Guadalajara, Jalisco.

Ingresó a la Compañía de Jesús el 14 de agosto de 1959, a la edad de 16 años, para ser ordenado sacerdote el 8 de junio de 1972 en la Ciudad de México.

Un año después empezaría su misión como superior local, vicario pastoral y episcopal en la Sierra Tarahumara, en la comunidad de Norogachi. Llegando a ser Párroco en Guachochi (1974-1983), Chinatú (1987 – 1999), en Cerocahui (1996 – 2016), para regresar en 2019-2022 donde fungiría como Superior de la Misión Jesuita, Párroco, Vicario de Pastoral Indígena de la Diócesis de Tarahumara, Asesor Regional de CEB’S (Comunidades Eclesiales de Base).

Joaquín César Mora Salazar, S.J. «El Morita»

Nació el 28 de agosto de 1941 en Monterrey, NL. Ingresó a la Compañía de Jesús el 30 de julio de 1958, a los 16 años. Fue ordenado sacerdote el 1º de mayo de 1971 en Monterrey, NL, su ciudad natal.

Misionó en la Sierra Tarahumara durante durante 6 meses 1976 en Sisoguchi, donde fue Vicario Cooperador. En la misma Tarahumara realizó su Tercera Probación (1976 – 1977) y regresaría en 1998-1999. Desde el 2000 fungió como Vicario Parroquial en Chínipas, hasta 2006, posteriormente como Vicario Cooperador en Cerocahui, Chih., desde 2007 hasta la fecha.

Perfiles realizados por Jesuitas de México

Etiquetas
Comentarios
Top