¿Por qué dicen algunos “el PRIAN” (o “el PRIANRD”)?

David Foust

 

(Para una explicación de lo que significa izquierda-derecha y arriba-abajo en ese plano, véase: https://www.politicalcompass.org/)

En 1938, Cárdenas expropia el petróleo a las compañías extranjeras por no obedecer a las autoridades mexicanas, quienes habían emitido una decisión en favor de los trabajadores. Como reacción, sectores del empresariado y activistas católicos fundan el Partido Acción Nacional.

Entre los 40 y los 70, el régimen priísta regula, controla y hasta reprime la participación política, pero logra crecimiento de la economía, incorporación de más hogares a la formalidad, incremento sostenido de los salarios, difusión de la educación pública y del seguro social, etc. (con un montón de asegunes muy criticables, como concentrar a la población en pocas ciudades y excluir al campesinado). En este periodo hay varios momentos de crisis del corporativismo sindical. Los maestros, los ferrocarrileros, los médicos y los estudiantes protagonizan grandes movimientos sociales y de organización; se le quieren salir del huacal al sistema; la respuesta del sistema es el charrismo sindical, la imposición de pseudo-líderes (quienes a su vez son hechos diputados, senadores, etc.). Además, los sindicatos democráticos de trabajadores están fácticamente prohibidos, pero el sindicato patronal (COPARMEX) hace política abierta. Dos momentos particularmente graves fueron las represiones del 02 de octubre de 1968 y del 10 de junio de 1971.

 

En los setentas, un sector de los jóvenes que buscaban un cambio radical en el sistema funda diversos movimientos guerrilleros. Uno de éstos es el antecedente remoto del actual Ejército Zapatista de Liberación Nacional. Otro sector de la izquierda milita en diferentes partidos socialistas, comunistas o trotskistas. Una fracción del PAN se inclina más hacia la izquierda –el solidarismo, liderado por el ex jesuita Efraín González Morfín-, pero pierde la batalla al interior del partido. El resultado: el PAN no nomina candidato presidencial en 1976. El PRI se queda solo. Incluso permitió la candidatura de Valentín Campa, comunista, con tal de no verse tan mal. Después de quedar de presidente, López Portillo y su secretario de Gobernación, Jesús Reyes Heroles, impulsan la reforma política: “lo que resiste, apoya”. Empiezan los diputados de partido, que luego se convierten en los diputados por representación proporcional, a los que les decimos “pluris” (por las listas plurinominales).

A mediados de los ochenta, el modelo neoliberal es instalado de plano: topes salariales, privatizaciones de empresas (para)estatales, apertura comercial, financiarización de la economía, orientación hacia las exportaciones, etc. Este giro lo comanda un grupo de doctores en economía de las más prestigiosas universidades estadounidenses, coordinados por Carlos Salinas de Gortari, luego presidente. Un sector del PRI se inconforma, pero pierde al interior, y se desprende. Al mismo tiempo, los partidos de izquierda se fusionan en el PSUM y luego en el PMS. Se consolida una sola candidatura de izquierda formada por ex priístas y ex comunistas: el Frente Democrático Nacional (FDN). Tras el fraude del 88, fundan el PRD, usando el registro del PMS.

Para legitimarse, Salinas busca y consigue la validación del PAN: “este es un gobierno ilegítimo de origen, pero se legitimará en el ejercicio del poder”, fue la frase usada por la dirigencia panista. Desde entonces formaron un partido, fácticamente. En el 2000 gana Fox y mucha banda -¡hasta la fecha!- confundió alternancia partidista con transición a la democracia. De unos años a la fecha el PRD se ha sumado a varias iniciativas y reformas impulsadas por el PRI-AN. Como réplica del modelo FDN-PRD, después del fraude electoral del 2006, el Movimiento de Regeneración Nacional se transforma en partido (MORENA).

Etiquetas
Comentarios
Top