¿Duplicarlo? ¿335 pesos? ¿100 pesos más? El salario mínimo, según los candidatos a la Presidencia

Por: 

 

“335, más o menos”, dijo El Bronco. “Hay que duplicarlo en la franja fronteriza”, reviró Andrés Manuel López Obrador. Y Ricardo Anaya propuso: “aumentar de inmediato el salario mínimo a 100 pesos y en los primeros cuatro años, duplicarlo”.

El salario mínimo fue tema del segundo debate presidencial y hubo propuestas específicas de los candidatos presidenciales, salvo José Antonio Meade, que no hizo referencia al tema.

Verificado 2018 entrevistó a cuatro economistas sobre el tema, quienes de entrada recordaron que la propia Constitución establece que el salario mínimo de un trabajador debe ser suficiente para satisfacer “las necesidades normales de un jefe de familia, en el orden material, social y cultural y para proveer la educación obligatorio de los hijos”.

Además, recordaron que para cubrir los gastos de una sola persona en zonas urbanas en alimentación, ropa, salud, transporte, educación son necesarios 99.5 pesos diarios en áreas urbanas, según calcula como línea de bienestar el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

Si se considera una familia de cuatro personas en áreas urbanas, son necesarios 398 pesos, 63 pesos más de lo sugerido por Rodríguez Calderón, por ejemplo. Si se considera una familia de tres integrantes, es necesario percibir 298.5 pesos diarios.

La línea de bienestar para una persona en el campo es de 63.96 pesos diarios. Para sostener a una familia de cuatro integrantes, el salario del trabajador debe ser de 255 pesos. Para sostener a una familia de tres integrantes, el salario debe ser de 191.88.

¿Qué tan viables son las propuestas?

Raymundo Campos, investigador del Centro de Estudios Económicos del Colegio de México, comentó respecto a la iniciativa de Anaya Cortés que la primera elevación del salario mínimo de 88.36 a 100 pesos diarios, en el primer año, no impactaría negativamente al empleo ni a la inflación, ya que dicho incremento —equivalente a 13.6%— es moderado.

En cuanto a las propuestas de López Obrador, de incrementar a 200 y 171 pesos diarios el salario mínimo, respectivamente, implicaría un ingreso mensual de seis mil y cinco mil 130 pesos, lo que aún sería insuficiente para mantener una familia de cuatro miembros con un solo ingreso, pero suficiente para una familia con dos ingresos en áreas rurales, apuntó Eva Arceo, investigadora de la División de Economía del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE). Arceo reconoció que podría existir un ligero efecto inflacionario y aumento en el desempleo; sin embargo, no existen estudios sobre cambios tan grandes en el salario mínimo en un periodo tan corto. Campos, por su parte, agregó que los efectos dependerán del crecimiento en la economía.

Sin salario mínimo

Los cuatro economistas entrevistados concordaron que sería un error eliminar el salario mínimo —como lo sugiere Rodríguez Calderón—. Ricardo Fuentes, director ejecutivo de Oxfam México, comentó que el salario mínimo consiste en un derecho constitucional que no es negociable y no puede estar sujeto a la discreción de un tomador de decisiones que cree que tiene efectos negativos.

Es una “falacia” considerar —como lo hace El Bronco  que con el esfuerzo se puede salir adelante, apuntó Arceo.

Eliminar el salario mínimo es viable en países donde este es muy cercano al salario medio, como Francia, apunta Castañeda, experto en temas de pobreza. También es viable en países, como Alemania, en donde los trabajadores forman parte del proceso directivo en las empresas y pueden presionar a una mejora salarial. El respeto de los derechos laborales y la vida sindical pacifista son los esquemas principales para proteger los derechos de los mexicanos. En México no es así: sólo 10% de los trabajadores están afiliados a un sindicato.

Actualmente países como Dinamarca, Italia, Austria y Finlandia no cuentan con salario mínimo.

Viabilidad legislativa

El salario mínimo puede ser modificado en cualquier momento, siempre y cuando existan condiciones económicas que lo justifiquen. Para realizar un cambio en el salario mínimo, este debe ser propuesto por el Secretario de Trabajo y Previsión Social (STPS) y aprobado por la Comisión Nacional de Salarios Mínimos, la cual está conformada por representantes de los trabajadores, de los patrones y del gobierno, según se establece en los artículos 570 y 573 de la Ley Federal del Trabajo. Por este motivo, las propuestas de Anaya y López Obrador sobre elevar el salario mínimo hasta alcanzar la línea de bienestar no tienen que pasar por el legislativo para ser implementadas.

Para eliminar el salario mínimo, como propone El Bronco, se tendría que modificar el artículo 123 constitucional, la Ley del Trabajo y las leyes locales que consideran el salario mínimo como factor de cálculo económico-laboral.

María del Carmen Nava, directora de Visión Legislativa, comentó a Verificado 2018 que el artículo 123 es uno de los pilares históricos de la organización del trabajo en México. El salario mínimo se ha utilizado como base para pagar a los trabajadores del país, así como para fijar las prestaciones.

Eliminar el salario mínimo “no es tan sencillo ni que se llegue a realizar por la parte histórica de país, de cómo se ha conformado y ha trabajado México en relación al salario mínimo y todos los cálculos alrededor. No lo veo ni factible y, si lo llegaran a hacer, tendría que ser un proceso no tan acelerado. No menor a un año.” sostuvo Nava.

Etiquetas
Comentarios
Top