Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar y aborto legal para no morir.

Chriz Campos (@ChrizCamps)

Ilustración: Revista Anfibia

Aglutinadas en la “Campaña Nacional por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito”, teniendo como emblema un pañuelo verde y el lema:  “Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar y aborto legal para no morir”, las mujeres en Argentina evidenciaron las trabas médicas y judiciales que niegan la posibilidad de llevar a cabo un aborto seguro. Más de 1 millón de mujeres, según cifras oficiales,  salieron a gritar “Aborto legal ya, ya, ya” a las calles de la ciudad de la furia.

 

El congreso argentino aprobó el proyecto de Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) con 129 votos a favor, 125 en contra y una abstención, después de un debate de poco más de 22 horas, ahora queda en manos del Senado su aprobación o en su defecto la negativa en septiembre u octubre próximo. De aprobarse el aborto en todas las causales, Argentina se une a Cuba y Uruguay, únicos países de la región donde el aborto es legal. Esta histórica jornada es resultado del intenso trabajo del movimiento feminista argentino que desde hace algunos años trabaja para la despenalización del aborto que en el 2016, de acuerdo con cifras del Ministerio de Salud argentino, provocó la muerte de 245 mujeres.

 

El trabajo de dos meses de audiencias públicas en las que se realizaron 15 sesiones y 738 exposiciones de la sociedad civil, en donde se escucharon posturas a favor y en contra de la legalización, ante las 4 comisiones del congreso: Legislación General, Salud, Familia, y Legislación Penal, da el primer resultado positivo, pues este ha sido un desarrollo histórico para un proyecto de ley que se planteó ya seis veces en el Congreso y nunca había llegado hasta esta instancia. Las y los diputados votaron cada uno de los artículos del Proyecto, el diputado Daniel Lipovetzky, de la bancada “Cambiemos”, quien pronunció el primer discurso de la jornada, lo hizo a favor de la legalización.

 

El proyecto de IVE contempla la despenalización del aborto hasta las 14 semanas de gestación y amplía las causales de interrupción del embarazo a malformaciones fetales graves, y el riesgo psíquico o social de la mujer (que se añaden a las que ya existían: por violación, por atentado al pudor cometido sobre una mujer y por peligro a la vida o a la salud). También se incluyó la objeción de conciencia, la cual sólo será permitida a quienes manifiesten previamente, de manera individual y por escrito, sus razones. Sin embargo, se establece que no podrán invocar la objeción si la vida de la madre corre riesgo y requiere atención médica inmediata.

 

Mientras, en México las complicaciones por aborto representan la cuarta causa de muerte materna, poco más del  50 por ciento ocurren por prácticas clandestinas. La Ciudad de México es la única entidad del país que cuenta con una ley que permite la Interrupción Legal del Embarazo (ILE) hasta las 12 semanas de gestación. Datos del Instituto de las Mujeres (Inmujeres) de la Ciudad de México, señalan que antes de 2007, seis de cada diez mujeres morían por complicaciones en el aborto, ya que lo hacían en condiciones sin control e insalubres.

 

 

Dicha ley cumplió 10 años de su aprobación el pasado mes de agosto, y según datos de la Secretaria de Salud de la Ciudad de México, se han realizado 176 mil 109 ILE, un promedio de 17 mil 600 al año, en mujeres de todos los estados que han viajado a la capital del país para hacerlo de manera segura y legal. Actualmente hay 13 clínicas de salud sexual y reproductiva del gobierno capitalino que brindan el servicio de una ILE de manera segura, confidencial y gratuita.

 

Sin embargo, es de señalarse que a diez años, la CDMX es la única entidad que les reconoce este derecho a las mujeres, es lamentable que no se haya puesto la atención de lo benéfico de esta política pública, pues representa un paso gigante, para el reconocimiento del derecho de las mujeres a decidir sobre sus propios cuerpos. Es obligación del Estado hacer caso omiso a los dogmas religiosos y morales a la hora de reconocer y garantizar derechos.

 

El acceso al aborto legal y seguro ha sido un tema fundamental para organizaciones de la sociedad civil como el Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE). A pesar de que actualmente en todas las entidades federativas del país existen diferentes motivos por los cuales las mujeres podrían interrumpir legalmente un embarazo, solo la CDMX lo reconoce como un derecho mientras que la realidad de las mujeres en las 31 entidades federativas restantes, persisten grandes obstáculos para acceder a este derecho, así como importantes disparidades regionales. Mientras tanto, el aborto inseguro es actualmente la cuarta causa de muerte materna en el país y las mujeres en México continúan siendo criminalizadas por el delito de aborto, incluso en algunos casos con penas de prisión.

 

Lo cierto es que mientras nuestras hermanas en Argentina abarrotan las calles en la capital para exigir lo que por derecho les corresponde, decidir libremente sobre su cuerpo, exigir una legislación responsable y de cobertura nacional, al mismo tiempo que le dan una muestra a Latinoamérica de la organización y capacidad del movimiento feminista, en México han pasado ya más de 10 años y no hemos avanzado más allá de la capital del país.

 

“Hoy amanecimos en un país un poquito diferente, nos aleja del siglo XIX y empieza a entrar al siglo XXI donde las mujeres podamos decidir, podamos ser un poquito más libres. Sabemos que no le debemos nada a nadie, que es nuestra victoria, nuestra lucha. Que le doblamos el brazo al Estado, a Macri, al congreso para forzarlos a discutir, porque somos una mayoría social, porque convencimos de que las mujeres tenemos que decidir, que la iglesia no se tiene que meter y convencimos también que este es el lugar para conquistar derechos, en la calle, en la lucha. Es este maravilloso, hermoso movimiento de mujeres que ha convencido a todo un sector de la sociedad, la clase obrera, la clase trabajadora, a los varones, a los jóvenes a que se sumen a esta lucha a pelear con un solo puño, acá esta en discusión nuestro derecho, pero esta en discusión mucho más, es saber que luchando se gana, que en la calle está el camino y que en la unidad de los de abajo y las de abajo está la fuerza para conquistar derechos, esa es nuestra conclusión. No vinimos sólo a debatir, vinimos a ganar y hasta ganar hay que estar en la calle. Y en esa conclusión de que luchando se conquistan los derechos, que a veces ganás a veces perdés pero que si no luchas la opresión la explotación sigue, y hoy nosotras somos protagonistas, no bajemos los brazos, no confiemos en esa horda de mafiosos que nunca se sabe que van a decidir, que cambian derechos por monedas. Sigamos en la calle, sigamos en la lucha”. Manula Castañeira, Dirigente de las Rojas y el Nuevo Más

 

De tener éxito, Argentina se convertiría en el país más poblado de América Latina en permitir el aborto legal y seguro, un hito en una región donde la norma son las estrictas leyes en contra, ancladas en la moral religiosa en aras de defender la vida. Quienes están en contra del aborto legal están a favor del aborto clandestino.

 

Comentarios
Top