El agua es vida, no mercancía |CRÓNICA

Por: Adrián Carrera (@Acarrahu)

23 de marzo 2015.- Hay una mesa llena de vasos con agua. Los regalan a quien tenga sed. Es domingo de Vía Recreactiva y el Parque Revolución luce abarrotado.

A unas cuadras de distancia, en Plaza Universidad, comienza a reunirse gente que participará en la Caravana del Agua. Se ve a Emma Juárez, del comité Salvemos Temaca, dar entrevistas.

La exigencia, dice, no es la modificación de la llamada Ley de Aguas, sino “que se deseche por completo” y se haga una ley nueva, desde cero, para la cual los legisladores se sienten a dialogar con académicos y miembros de la sociedad civil…

Festival del Agua y la Resistencia; Temacapulin; IMDEC

Faltando unos 20 minutos para que den las once, llega un contingente de la Central Campesina Cardenista (CCC). Son entre 30 y 40 personas, la mayoría con canas en el cabello y arrugas en la cara. Los lidera Miguel Ángel Rodríguez Castro. Llevan banderas blancas con una imagen de maíz y manos.

Me acerco con uno de los hombres que llevan banderas de la CCC.

—¿Por qué vino aquí hoy?
—Por una causa.
—¿Qué causa?
Una ayuda.
—¿Ayuda?
—Sí, ayuda para fincar mi terreno, allá en Tala.
—¿Ayuda por parte de quién?
—Ese señor —dice mientras señala a Miguel Rodríguez—.

Quien no lleva una bandera de la CCC, trae un paraguas intervenido: se trata de paraguas que el actual gobernador Aristóteles Sandoval usó para su campaña. Ya modificados, rezan consignas como “traidor”, “hechos, no promesas” y “Temaca te espera”.

Aspectos generales del Festival del Agua y la Resistencia, organizado por el IMDEC y el cual contó con la participación de los habitantes de Temacapulin.  Foto: Alejandra Leyva

Aspectos generales del Festival del Agua y la Resistencia, organizado por el IMDEC y el cual contó con la participación de los habitantes de Temacapulin.
Foto: Alejandra Leyva

Los músicos van casi al frente de la caravana, que ya comienza su recorrido por avenida Juárez. La caravana se detiene. Los músicos siguen tocando. Se cruzan, como compitiendo, la canción de los músicos con la que sale de una bocina, ubicada en la entrada de una tienda departamental.

A ratos suena más una, a ratos suena más otra. Caravana. Tienda departamental. Al cabo de un par de minutos, la música de la tienda deja de sonar. Ahora se oyen un par violines y una voz que entona: “el gallito ya cantó, ya terminó la pelea”.

Luego, súbitamente, los músicos dejan de tocar. Permanecen así unos cinco minutos. Mientras la gente permanece quieta, suena de nuevo la música de la tienda departamental. De repente se escucha “¡compañeros, adelante!”. La caravana comienza a moverse y los músicos a tocar. La canción que viene de la bocina ya no suena tan fuerte.

Unos niños van repartiendo volantes. Volantes que dicen cosas como: “La ley de Aguas de la CONAGUA nos deja sin derecho humano al agua, solo dará agua para asentamientos legalmente constituidos, a cambio de un pago, sin mecanismos para exigir que el agua sea de calidad”.

Aspectos generales del Festival del Agua y la Resistencia, organizado por el IMDEC y el cual contó con la participación de los habitantes de Temacapulin.  Foto: Alejandra Leyva

Aspectos generales del Festival del Agua y la Resistencia, organizado por el IMDEC y el cual contó con la participación de los habitantes de Temacapulin.
Foto: Alejandra Leyva

Un joven se dirige a uno de los niños:

—Oye, amiguito, ¿de qué es la marcha?

El niño, sin decir palabra, le da un volante.

—Sí, pero, ¿de qué es la marcha? —insiste el joven—.
—Contra una presa.
—¿Pero ya la hicieron o la andan tumbando?
—La andan haciendo.
—Ah.

El joven, bien peinado y vestido con camisa,  toma a su acompañante por la cintura y continúa su camino.

Los niños le ofrecen un volante a un señor mayor que va empujando su carrito, lleno de escobas y basura. Porta el logo de la ciudad en su uniforme. El señor los ignora.

Al llegar la caravana a Juárez casi esquina con Enrique González Martínez, un chico saca uno de los pequeños árboles que lleva en la mochila. Usando una pala comienza a remover la tierra. Hace un hueco. Ya está. Baja el árbol, lo coloca en el cajete. Después, se pone al frente de la caravana y avanza empuñando, victorioso, su pala. Así, empuñada, la eleva como si fuese un arma. Como un rifle cuyo disparo consiste en remover la tierra y sembrar vida.

Familias unidas por nuestros desaparecidos Jalisco; FUNDEj; Desa

La gente que va por la vía Recreactiva le dedica a la caravana, al menos, una mirada curiosa.

La Caravana por el Agua está compuesta por adultos, jóvenes, niños en hombros, viejos y alguna carreola. Se entonan consignas consignas como: “gobierno, entiende, el agua no se vende” y “ríos para la vida, no para la muerte”.

Festival del Agua y la Resistencia; Temacapulin; IMDEC

Vuelta en Federalismo. En la caravana son alrededor de 160 personas y poco más de la mitad llevan banderas de la CCC. Tras un rato de marcha, llegan a las oficinas de la CONAGUA: “ahí están, esos son, los que chinga la nación”, gritan. “CONAGUA, entiende, el agua no se vende”.

Allí, a las afueras de la oficina de CONAGUA, da inicio el Festival del Agua y la Resistencia. Hay sillas, donde ya descansan las personas de mayor edad. Pegada en un muro, una hoja de papel interpela “¿qué harías sin agua?”.

Festival del Agua y la Resistencia; Temacapulin; IMDEC

A las 12:00 llega la banda “La Peñita”. Apenas suenan las primeras notas y la gente ya festeja. La canción es aquella que le habla a una ciudad, que le dice “hueles a pura tierra mojada”.

Apoyados por un par de mujeres, los niños pintan una gran manta alusiva a la causa.

Luego, una joven llamada Romina toma el micrófono y señala los puntos clave de la ley de aguas. Dice, entre otras cosas, que la ley permitiría a los particulares hacer trasvases directos; que recortaría los espacios de participación ciudadana, ya que el poder se concentraría en la CONAGUA —que estaría posibilitada a usar fuerza pública—, que la gente que no viva en un asentamiento legalmente constituido no tendría derecho al agua.

Festival del Agua y la Resistencia; Temacapulin; IMDEC

Después toma la palabra un trabajador del SIAPA. Habla de la problemática laboral, de cómo los trabajos que se están haciendo no son por parte de personal sindicalizado, sino por personal subcontratado. Sobre la Ley de Aguas, dice: “hablan de análisis costo beneficio, pero no dicen quién asume los costos y quién los beneficios.”

En algún punto del festival, cuatro mujeres a coro, pero lideradas por una viejecita, cantaron: “no venderé / te lo juro por Dios que me mira / te lo digo llorando de rabia / no pararé esta lucha / que tanto ha costado”, “no me saldré / aunque el agua me llegue hasta el cuello”.

Comentarios
Top