Algunas pistas para leer nuestro entorno


Desde siempre he tenido interés por lo que está pasando a mi alrededor, es decir fuera de mi ser. Estar atento a mi presente es algo que he hecho siempre como un aficionado, conocer mi entorno me permite situarme en tiempo y espacio, ir conociendo mi realidad y tratar de descifrarla es parte de mi búsqueda diaria. El compartir esta búsqueda y mi análisis de la sociedad en la que me desenvuelvo es el motivo de esta columna. Desde una óptica personal iré abordando temas sociales, tales como la política, cultura, ciencia, arte, filosofía, aclarando que no soy ningún experto; plasmaré mis letras como una persona de a pié, transeúnte de este tiempo tan contrastado que nos está tocando vivir, una época en donde la esperanza es una reliquia que hay que cuidar, navegamos en un país lleno de contrastes en el cual es como un mapa que se va llenando de puntos rojos, señalando diferentes crisis que hay que atender. Pareciera que el reto es polarizar a la sociedad incrementando día a día las diferencias sociales en el menor tiempo posible, una especie de carrera que nunca se planeó y que no se sabe cual es la meta. Lo que si estoy seguro es que habemos personas que de una u otra manera queremos provocar, comunicar, despertar conciencias y luchar desde nuestra personal trinchera; se que una obra de arte, proyectar un espacio público, o escribir una cuartilla no es el arma más poderosa, pero lo que realmente es poderoso es un ejercito en donde cada uno lleva sus mejores armas. Es la conciencia de que todos, absolutamente todos somos necesarios y útiles, desde el presidente de una gran empresa hasta el encargado de mantener limpio el parque en donde todos tomamos conciencia que la ciudad nos pertenece. Si todos hacemos las cosas con la mentalidad de lo importante que somos esto va a cambiar; puede ser que se necesite que los mecanismos truenen, que exista una crisis social, pero al final crisis es crecimiento. Los invito a contradecirme, cuestionarme o a aportar, esta cuartilla es una pequeña herramienta que espero usar con toda la responsabilidad. Por último quiero agradecer a mi estimado amigo Victor M. López Álvaro quién me provocó a comenzar la presente aventura.

Top