La Papa Caliente #2

Por: Grillito
15 de abril 2011


Viva la flojera

Parece que los diputados del Congreso de Jalisco son los más fervientes devotos de Wilson, (deidad creada hace algunos años por el caricaturista Falcón y que es el patrono de la flojera, aunque el monero lo dice con palabras menos exquisitas: El Dios de la Hueva).
Y es que para prueba, vean lo que respondió el todavía coordinador de la bancada priista Roberto Marrufo al reportero radiofónico Enrique Cervantes Flores cuando le pregunto qué pasaría con los asuntos pendientes que no se trataron en la sesión del pleno del 14 de abril:
“Será lo primero que veremos regresando de vacaciones, ya hombre, ya vámonos tranquilos, vamos ya, ahí están las playas esperándote mi querido al… ja, ja, ja…”.
Este tipo de declaraciones que pretenden ser populacheras y cómicas, más bien dejan la sangre helada. Entre los temas rezagados está la permanencia del auditor Alonso Godoy Pelayo, acusado de sacar dinero de cuentas bancarias del congreso y favorecer a su suegro con contratos. Y ese no es el único pendiente. Si se apilaran todas las chambas que los legisladores han dejado tiradas, el tamaño alcanzaría al de cierta torre que está ubicada en las esquinas de Hidalgo y Chapultepec.
Por eso es de ignominia este tipo de desden e indolencia de los legisladores. Por eso la gente no cree en ellos. Y también por detalles como este, Marrufo tiene los días contados en la coordinación de su bancada.

Que regrese el pizarrón


Desde que el pizarrón electrónico del Congreso de Jalisco se averió, quienes perdemos son los jaliscienses. Y también los compañeros de la prensa o los asistentes a las sesiones.
Y es que antes, cuando servía ese aparato, los diputados solo apretaban un botón verde para votar a favor, o uno rojo para votar en contra. En las pantallas gigantes, aparecía quien sufragó en cada sentido y se hacía una suma total. El resultado se proyectaba a los presentes y listo.
Claro que el sofisticado aparato con solo dos botones causaba que algunos brillantes legisladores se rascaran la cabeza en señal de ignorancia ante aquella moderna tecnología.
Pero desde que “tronó el sistema de votación”, los presentes en el congreso están obligados a escuchar tonterías. El presidente “Yupi” de la Mesa Directiva Enrique Aubry, ( siempre con una papa en la boca) pregunta uno por uno, a los 39 diputados si su voto es a favor o en contra.
Esto abrió la puerta a una molesta costumbre de adornar el voto con frasecillas cursis. En lugar de decir simplemente “a favor” o “en contra”, los diputados salen con jaladas como “Por el bien de Jalisco y Guadalajara, por supuesto que voto a favor”. La desfachatez va acompañada de un tono de solemnidad y algún ademán contorsionando las extremidades cual chango cirquero.
La molesta costumbrita, hace aún más aburridas y predecibles la sesión del congreso. Claro, quienes no se aburren, acá entre nos, son algunos reporteros de medios electrónicos que se llevan hasta de “pellizco” en la nacha con algunos legisladores.
En resumen, muchos imploran: “Qué regrese el pizarrón”.

Lenguaje florido


Fiel a su estilo bronco y tosco, el diputado local de Zapotlanejo, Héctor Álvarez Contreras arrancó carcajadas de los presentes a la sesión del congreso el jueves 14. Al referirse a la ola de asaltos bancarios en la Zona Metropolitana y a la posibilidad de incrementar la vigilancia policíaca en las sucursales Héctor Álvarez dijo:
“Van 30 robos, que no superan más de los 400 mil pesos. Quiere decir que son una banda de raterillos cabrones de banqueta, No entiendo donde está la capacidad y la inteligencia de loa policía para controlar a esos carterillos”.
Opine usted, querido lector.


*Esta es una columna de trascendidos. De acuerdo a este género periodístico, los comentarios aqui vertidos no son ni pretenden ser noticias confirmadas.

Top