Mi terremoto en Chile desde el piso 19

Evacuación de un centro comercial en Santiago de Chile el día del terremoto del 16 de septiembre de 2015. Foto difundida en redes sociales

Por: Alina González *
Foto: Evacuación de un centro comercial en Santiago de Chile difundida en redes sociales

18 de septiembre de 2015.- Se veían venir las fiestas del 18, estaba sentada en el sillón de mi departamento en un piso 19… Se mueve la lámpara que siempre es mi referencia en sismos. No para de moverse, se siente en el aire el miedo; sigue moviéndose, no para.

Me levanto trató de caminar en ese breve segundo, voy al cuarto sólo puedo pensar en mi mochila, mi pasaporte y el anillo de mi mamá. Sigue el sismo. Desde el piso 19 jamás había vivido tanta magnitud, abro la puerta y los chilenos estaban gritando, estaban asustados, decían «es terremoto, es terremoto» y después de año y medio en Chile, acostumbrada a los pequeños sismos diarios, eso es para asustarse, porque el chileno que es chileno no grita, salvo que sea algo más allá, un chileno sólo se asusta cuando viene el terror.

¿A dónde corres con la mochila a cuestas desde el piso 19?. Siguen los gritos en el pasillo, al final llora una niña y una adolescente, yo me aferro con todas mis fuerzas al marco de la puerta principal «el punto seguro». No para, esto está diseñado para moverse con el sismo y sólo pides porque este pinche edificio cumpla con las normas y esté construido como se debe en Chile.

Todo cruje, se caen los cuadros, los platos, no para… Como quisiera estar en Ocotlán, pienso.

En la segunda réplica aún en el marco de la puerta principal, veo a mi vecino con mochila al hombro bajando ¡19 pisos!.

Luego grito: «vecino, ¿es mejor irse?», obtuve una sonrisa de chileno… Sentí muy dentro de mí: ¡viene un terremoto, y estoy en piso 19, qué hago!»… Ya tengo mochila y sigo escuchando gritos en el pasillo… ¿Es mucho tiempo, por qué siguen pasando cosas?. Pregunto en ese otro segundo, seguía temblando. Y apenas fueron segundos.

Pienso, sigo pensando, preguntando ¿cómo chingados éste país resiste, cómo en un piso 19 se resiste?. Acaba la peor parte, pegada a Twitter, tengo 5 minutos para evacuación, me marcó el conserje… «Conserve la calma». Sigo en piso 19 con la mochila a cuestas.

Bajó. Son 19 pisos por escaleras. La mayor parte de las personas que viven en el complejo habitacional de dos torres están ya en la calle.

De pronto Avenida Portugal fue lugar de encuentros. Estoy feliz de ver a mis vecinos, que no conozco, porque en Chile raramente los conoces.

¡Estoy bien!.. En tanto pensé eso… Réplica…

No pienso más, pero pero al mismo tiempo recuerdo la gran dicha que ha sido este país, que está dispuesto a caer y reconstruirse.

Un terremoto así ha liquidado ciudades enteras, ha sido el mayor en escala Ritcher a nivel mundial este año, y qué pasó… Sólo menos de 20 personas fallecidas, daños estructurales en la región de Coquimbo y algo más. Se levantarán. Chile es grande.

Por eso estudio mi magíster en Comunicación Política en Chile, porque aunque todo se caiga están dispuestos a levantarse y ser Nación. Siempre en estos casos piensas en lo que dejaste atrás, pero cuando uno elige irse, se permiten terremotos y otras cosas que están aún por venir.

* Alina González vive en Santiago de Chile desde hace un año. Estudió Derecho en el Centro Universitario de la Ciénega, de la UdeG, y ahora estudia Comunicación Política en la Universidad de Chile

Comentarios
Top