OPINIÓN | A un mes de la debacle del PRI

 

Bernardo Jaén Jiménez

El PRI se enfrenta a la elección más difícil de su historia; la encuesta más reciente del Grupo Reforma (30 de mayo de 2018) ubica a su candidato a la Presidencia de la república en un lejano tercer lugar, 19%, frente a 52% de Andrés Manuel López Obrador. Se avecina una derrota sin precedente para este partido; en la elección federal de 2000, el PRI quedó en segundo lugar, Francisco Labastida (PRI) obtuvo 36% de la votación, frente a 42% de Fox; en la elección de 2006, Roberto Madrazo quedó en tercer lugar obtuvo 22% frente a 35% de Calderón, pero ahora en esta elección de 2018, José Antonio Meade ya se estancó en la tercera posición; el “golpe de timón” que dio Meade al despedir a Enrique Ochoa Reza como presidente del partido e incorporar a René Juárez, simplemente no dio resultados. Es claro que el PRI muestra una tendencia decreciente en la captación de votos en las últimas tres elecciones federales.

Por donde se le vea, el PRI va perder en todos los frentes; en cuadro siguiente, por ejemplo, muestra que en la elección de las nueve gubernaturas, no se perfila que gane ninguna, no sólo eso, va en la tercera posición en cinco de las nueve elecciones y en segundo lugar en las cuatro restantes. Actualmente, tres de esas gubernaturas las gobierna el PRI: Chiapas (en alianza con el Verde), Jalisco y Yucatán, y las tres las a perder.

En Chiapas, el junior Roberto Albores Gleason, al parecer no podrá seguir el camino de su padre, Roberto Albores Guillén, quien fue el último gobernador priista en el año 2000; en Yucatán, el priista Mauricio Sahuí está en empate técnico con el frentista Mauricio Vila y en Jalisco, el priista Miguel Castro se estancó en la tercera posición,  muy lejos de Enrique Alfaro; sólo Carlos Lomelí muestra una tendencia creciente; en la encuesta de Mural del 15 de noviembre de 2017 tenía 7% de la intención de voto, pero en la última del 7 de mayo ya había crecido a 20%.

En tres estados, MORENA le va arrebatar el gobierno al PRD: Tabasco, Morelos y la joya de la corona, la Cd. De México; el PRI se encuentra muy lejos de ganar la gubernatura. Guanajuato es el único estado donde el Frente tiene casi seguro el triunfo, pero en Veracruz y Puebla se percibe un empate técnico entre MORENA y el Frente. En estos estados es donde se podría configurar un fraude a partir del uso electoral de los programas sociales y la compra de votos.

Las razones de la debacle que va a sufrir el PRI en estas elecciones son múltiples; el efecto Peña Nieto y los lamentables gobiernos de los estados emanados del “nuevo PRI” han sido devastadores; la larga lista de corruptelas e ineficiencias ha provocado un tsunami que amenaza por barrer al PRI de la escena política. Se percibe un hartazgo en la población, por ejemplo, en la encuesta de Mural, Peña Nieto tiene un nivel de aprobación históricamente alto: 77% de los encuestados desaprueban su desempeño. Es claro que el coraje de los mexicanos en contra del PRI ya rebasó al miedo a votar a un partido diferente al PRI y al PAN.

Pero no sólo en la gubernaturas al PRI le irá mal, también en la conformación del Congreso de la Unión. La última encuesta de Mitosfky (18 de mayo) muestra que en el mejor de los escenarios el PRI podría tener 62 Diputados  y 22 Senadores. Es decir, el PRI tendría la representación más baja de su historia ya que en la elección del 2006, cuando ganó Calderón, este partido ganó 104 Diputados y 33 Senadores. En la elección actual, según Mitosfky, el PRI podría quedar en la quinta posición en la Cámara de Diputados, debajo del PAN (95 Diputados), Encuentro Social (73), el PT (63) y por supuesto, MORENA (152).

Amerita otro artículo, pero MORENA sería ahora el verdugo del PRI; Andrés Manuel López Obrador tendría, según la última encuesta de Mural, 52% de la intención de votos, si la legitimidad se mide con la cantidad de votos que obtiene un candidato, Andrés Manuel sería el Presidente con la mayor legitimidad en la historia de México.

¿Tendrá el PRI la capacidad de renovarse, pero en serio, después de esta elección? Lo dudo, no lo hizo después de la derrota en 2000 y 2006; no se percibe a ningún priista que pueda encabezar una profunda transformación en el partido; por supuesto, tampoco desaparecerá, como vaticinan algunos, lo más seguro es que se recupere sobre la base de sus mismas prácticas y de sus mismos políticos.

 

Después de la elección, revisaremos los escombros que quedan del PRI.

 

PREFERENCIAS ELECTORALES EN LOS NUEVE ESTADOS DONDE HAY ELECCIONES PARA GOBERNADOR

Fuente: Cd. De México, El Financiero, encuesta realizada entre el 3 y 6 de mayo; Chiapas, Consulta Motosfky, 13-16 de abril; Guanajuato, El Financiero 3-5 de mayo; Jalisco, Mural, 7 de mayo; Morelos, Consulta Mitosfky, 11-14 de mayo; Yucatán, El Universal, 25 de abril; Tabasco, El Economista, 24 de abril; Puebla, SDP Noticias 2-7 de abril y Veracruz, Reforma 23 de mayo.

 

 

Etiquetas
Comentarios
Top