OPINIÓN | ¿Quién regula las comisiones bancarias en México?

Bernardo Jaén Jiménez[1]

Foto de ilustración: Cuartoscuro.com

 

La banca comercial opera como un oligopolio, este concepto de la teoría económica indica que un mercado es dominado por pocas y (generalmente) grandes empresas; esta estructura genera incentivo para la formación de cárteles, donde los propietarios de las empresas tienen incentivos para ponerse de acuerdo, casi siempre de forma oculta a los consumidores y a los reguladores del gobierno para acordar cosas que les conviene a ellos. Por ejemplo, repartirse el mercado y acordar precios de los bienes y servicios que venden. La existencia de varias empresas, que supondría competencia entre ellas para atraer y retener clientes, no funciona mucho cuando operan en oligopolio porque es más rentable para ellas ponerse de acuerdo “en lo oscurito” e lugar de “competir” entre ellas.

Por ello es sano el debate que generó el México la iniciativa del Senador de Morena, Ricardo Monreal, que busca eliminar o disminuir las comisiones que la banca comercial cobra a sus clientes, porque pone en la superficie un tema que generalmente a los banqueros les conviene que nadie hable, que nadie estudie, que nadie cuestione.

Las comisiones es el cobro que hacen los bancos para cubrir los costos directos y administrativos de todos los servicios financieros que venden (distintos a las tasas de interés); así por ejemplo si un cliente tiene su cuenta de nómina en Santander y necesita retirar efectivo y el único cajero que tiene cerca es uno de Banorte, entonces tendrá que pagarle a este último banco cerca de 34 pesos por el retiro del dinero. Según la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (CONDUCEF), existen 34 diferentes tipos de comisiones que cobra la banca comercial en México.

La propuesta de Monreal cayó en un terreno fértil; es claro que existe una irritación y enojo de los usuarios de la banca, no sólo porque se percibe que el cobro de las comisiones es excesivo, sino en general por los pésimos servicios que otorga la banca comercial. Es frecuente que acudamos a un bando a realizar una transacción y nos encontremos con largas filas de gente, pocos cajeros y malos tratos del personal de la banca. Adicionalmente, el prestigio de la banca se  ha deteriorado por el incremento de los robos a cuentahabientes que retiraron efectivo de las sucursales y que al salir son asaltados por ladrones que sabían que el cliente llevaba una fuerte suma de dinero, ello supone que hay colusión entre delincuentes y el personal de la banca; al parecer los bancos no han realizado acciones entre su personal para disminuir los robos.

 

En 2017 operaban en México 48 instituciones de banca múltiple; la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) presume en su último informe, 2017 que la  banca mexicana goza de buena salud financiera “La dinámica de su crecimiento es reflejo de la estabilidad macroeconómica, así como de la confianza de los inversionistas nacionales y extranjeros en el potencial en el sector financiero del país[2]

En el mismo informe, la CNBV reporta que la rentabilidad de la banca en 2017 fue de 138 mil millones de pesos, 28.5% más, respecto a 2016; destaca que los cinco banco más grandes (Bancomer, Banamex, Santander, Banorte y HSBC) concentraron 68.6% de todas las ganancias.

¿De dónde obtiene la banca comercial esas jugosas ganancias? En su último informe, la CONDUCEF reporta que la banca obtuvo ingresos de 108 mil millones de pesos durante 2017 sólo por cobro de las comisiones, 8% más que 2016. Un indicador de qué tan rentables son las comisiones es que  la tasa media de crecimiento anual de las comisiones, 2013 a 2017 fue 12%, muy por arriba del crecimiento de la oferta de productos y de la cartera de créditos. Es obvio que con ese crecimiento de las comisiones, la banca no tiene incentivos para crecer su oferta de créditos que beneficien el desarrollo de las familias y empresas, que teóricamente es la razón de ser de la banca comercial en cualquier país.

El cuadro anexo muestra que Bancomer fue el que obtuvo la mayor cantidad de ingresos por comisiones, 39,297 mil millones de pesos, seguido por  Banamex. Un dato muy relevante es que el ingreso por comisiones que obtiene la banca en México es, en promedio en los cinco bancos mostrados de 32%! Santander, es el que más obtiene por comisiones: 39%. Sorprende es que ese porcentaje supera, por mucho lo que obtienen en sus países de origen: por ejemplo, Santander obtiene en México 39% de comisiones como proporción de sus ingresos totales, mientras que en España, 20%; Bancomer obtiene 36% en México, pero en España 19% Es claro que no es el “mercado” o la competencia las que están regulando el cobro de las comisiones en México, sino que se percibe prácticas de colusión entre los bancos.

Además, la CONDUCEF, igualmente reporta que durante el primer trimestre de 2018, se registraron 85,698 reclamaciones por cobro de comisiones no reconocidas por los clientes; Santander fue el banco que más reclamaciones tuvo, 30,217, seguida por Banamex  con 27,822 reclamaciones. En el largo proceso de reclamarle a un banco el cobro de comisiones abusivas, los clientes llevan las de perder, puesto que, por ejemplo, Banamex sólo bonificó 8% del total reclamado, Santander, 45%, mientras que Bancomer fue el que más regresó a sus clientes, 64% del monto reclamado.

Los números son más que evidentes, la banca comercial en México está obteniendo ganancias por el cobro de comisiones que ni en su propio país de origen obtienen. El Banco de México y la CNBV, como reguladores del sistema financiero mexicano están siendo omisos en defender los intereses de los consumidores. Para decirlo en pocas palabras, esos 108 mil millones de pesos que se llevan los bancos en comisiones, un día estaban en los bolsillos de millones de clientes, y de repente, por omisiones y fallas en la regulación cambiaron de posición y ahora están en los bolsillos de un puñado de banqueros. Esa situación por supuesto que no puede continuar así; por ello es urgente que el Congreso de la Unión, legisle para que los clientes de la banca en México cuenten con un marco legal los proteja de la voracidad de los bancos, esa tarea no se la podemos dejar “al mercado”.

[1] Profesor e investigador del CUCEA, Universidad de Guadalajara. Correo: [email protected]

[2] CNBV, Informe Anual 2017, página 44. https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/411113/Informe_Anual_2017.pdf

Etiquetas
Comentarios
Top