“Que se pudran en la cárcel”. La ley que criminaliza aficionados

Revisión de policías a barristas en el Estadio Jalisco. Foto: Sergio Hernández Márquez

Por: Sergio Hernández Márquez (@sergio2hm) y César Huerta (@zorrotapatio)

Parte I

22 de julio de 2015.- Gustavo Guzmán lo pidió y el Gobierno de Jalisco complació. Los deseos del presidente del Atlas para que aficionados non gratos “se pudran en la cárcel”, están en camino de hacerse realidad a través de adecuaciones legales a la medida, y hasta el invento de una nueva palabra para denostar a los barristas.

En el Congreso de Jalisco serán aprobadas modificaciones al Código Penal del estado, y a la Ley de Cultura Física y Deporte, donde se contemplan penas económicas y de cárcel a quienes generen situaciones que la normatividad considere como de violencia, dentro o fuera del inmueble en el que se desarrolle el partido de futbol.

El Estado decidió resolver de esta forma, con medidas punitivas y no preventivas, el comportamiento de individuos, barras o grupos de animación, en respuesta a los hechos ocurridos el 17 de mayo de este 2015 en el Estadio Jalisco, cuando algunos aficionados del Atlas saltaron a la cancha a reclamar a sus jugadores su falta de compromiso en el partido que perdían ante Chivas, y por lo acontecido el 22 de marzo de 2014 cuando elementos de la policía de Guadalajara fueron atacados en las tribunas del mismo inmueble, luego de que los uniformados agredieron a aficionados rojiblancos que portaban bengalas.

Al Código Penal se le agregará un capítulo, que se denomina “De la violencia en espectáculos públicos”, con el argumento de que las nuevas sanciones van a disminuir los hechos que ponen en peligro la vida, la integridad física o el patrimonio antes, durante o después de un espectáculo público, según indica la propuesta del Gobernador, Jorge Aristóteles Sandoval Díaz, enviada el 20 de mayo al Poder Legislativo, que podría ser votada esta semana, donde se incluyen sanciones de 6 meses a 5 años de cárcel para los involucrados.

Las modificaciones legales al Código Penal nacen para criminalizar a las barras de aficionados al futbol, pero podrán aplicarse de forma indistinta en eventos como un concierto de música en el Auditorio Telmex, o un partido de beisbol en el estadio de los Charros.

La presión hacia los aficionados es complementada con adecuaciones a la Ley de Cultura Física y Deporte, a propuesta del diputado del PRI, Miguel Castro Reynoso, donde se va a incluir el capítulo que se llama “De la Prevención de la Violencia Deportiva”.

 

La Barra 51 del Club Atlas. Foto: Sergio Hernández Márquez

La Barra 51 del Club Atlas. Foto: Sergio Hernández Márquez

Inventos legislativos

“Aficiópatas”, una palabra que no aparece en ningún diccionario y ni siquiera existe alguna alusión en internet, fue inventada en el Congreso de Jalisco para incluirse en la Ley de Cultura Física y Deporte, con el fin de denominar así a los aficionados que cometen actos antisociales en las gradas de los estadios.

La iniciativa de ley propuesta por Miguel Castro Reynoso, (sin un diagnóstico preciso de las razones por las que se cometen actos de violencia en el futbol), considera que los actos vandálicos tienen su origen en las necesidades económicas y es entonces cuando “el resentimiento social encuentra un desahogo en lugares públicos, donde el individuo integrado a una turba libera su resentimiento a través de la agresión en contra de quien ha perdido la cancha o de quien lo ha derrotado”.

De hecho hasta cuestiona que la violencia en los estadios no sea una cuestión que involucre  contenido social, o que busque un reconocimiento para cambiar determinada situación.

“Los hechos reprobables e indignantes sucedidos en el Estadio Jalisco el pasado sábado 22 de marzo, donde se desató una riña entre violentos ‘aficiópatas’ al futbol, que duró más de 15 minutos según algunos medios, y que dejó dos policías con lesiones de gravedad en cumplimiento de sus funciones, debe ser un motivo de seria reflexión sobre la práctica deportiva. Tenemos que evitar a toda costa que la violencia deportiva se convierta en una práctica habitual”.

18/01/2015 Guadalajara Jalisco. Las Chivas derrotan a Los Pumas 2 a 0 en el estadio Omnilife. Foto RACCImágenes/Arturo Campos Cedillo.

Barristas de Chivas en el Estadio Omnilife. Foto RACCImágenes/Arturo Campos Cedillo

Sanciones que va a incluir el Código Penal de Jalisco

Entre las cuestiones punitivas que aparecerán en el Código Penal para aplicarse en partidos de futbol y espectáculos públicos están las siguientes:

El artículo 124 bis marca una pena de 6 meses a 4 años de prisión a quien porte alguna navaja, puñal o cualquier otro objeto punzocortante así como objetos pirotécnicos.

El artículo 124 Ter señala que comete el delito de violencia en espectáculos públicos la persona que:

  • Inicie e incite a que se cometan delitos de lesiones, daño en las cosas u homicidio, antes durante o después de un evento en el estadio o lugar del espectáculo público, adentro o afuera, en el trayecto al mismo o incluso en lugares de festejo, (como puede ser cuando los aficionados van a celebrar a La Minerva). La sanción aplicable sería de 6 meses a 5 años de cárcel y multa de 50 a 300 salarios mínimos.
  • Lance objetos como alguna navaja, puñal o cualquier otro objeto punzocortante así como objetos pirotécnicos, poniendo o no en riesgo la vida. Aquí la sanción será de 6 meses a dos años de prisión y multa de 40 a 200 salarios mínimos.
  • Entre a un terreno de juego sin autorización o interrumpa la continuidad de un espectáculo público de cualquier naturaleza y agreda a personas o cause daños, será sancionado con prisión de entre 6 meses y 3 años, además de una multa que puede ser de entre 100 y 500 salarios mínimos.
  • A quienes inicien o inciten riñas antes, durante o después de un evento, afuera o adentro del inmueble, tendrá una sanción de 6 meses a 5 años de prisión, y multa de 100 a 500 salarios mínimos.

Cuando se comentan las riñas en contra de elementos de seguridad pública la pena se aumentará hasta una mitad más.

En caso de que una persona se le hubiese aplicado una sanción por violencia, aplicará una suspensión para que no pueda  asistir a espectáculos deportivos, dice el artículo 124-Quáter, a pesar de que el capítulo de violencia en espectáculos públicos no sólo se refiere a deportes, lo que pudiera ser un error del legislador al momento de aprobar este artículo en comisiones.

Aficionado del Atlas. Foto: César Octavio Huerta

Aficionado del Atlas. Foto: César Octavio Huerta

Algunas consideraciones que va a incluir la Ley de Cultura Física y Deporte

En el Artículo 81, limita la acción de las autoridades y hace la distinción entre la violencia que pueda ser ejercida en la cancha y la que se pueda generar en las tribunas, dando autoridad a los organizadores del evento deportivo.

Dice que la seguridad en la cancha o área de competencia, en los vestidores y baños para deportistas será responsabilidad exclusiva de las asociaciones o sociedades deportivas que avalen el evento y de los organizadores, y sólo a petición expresa de sus dirigentes intervendrán las autoridades municipales o estatales, según sea el caso.

Eso sí, permite que intervenga la autoridad cuando sea necesario para salvaguardar la vida o integridad de los deportistas, de las personas o de los bienes.

Agrega que son las autoridades municipales las que deben dar seguridad en los alrededores de los recintos deportivos, pudiendo intervenir las estatales a petición municipal.

También indica que petición de los organizadores, podrían estar dentro del recinto autoridades de los tres órdenes de gobierno en labores de seguridad.

Uno de los puntos importantes de la ley, es que toma en cuenta la necesidad de que las autoridades estatales y municipales capaciten a los cuerpos policiacios para el uso apropiado de sus atribuciones, así como en técnicas y tácticas especiales para resolver conflictos y extinguir actos de violencia.

En el Artículo 83, indica que la violencia pueden generarla deportistas, entrenadores, árbitros, espectadores, organizadores y directivos, sin limitar el lugar en el que se desarrollen, ya que pude ser en los alrededores del inmueble o en un traslado hacia el mismo.

Además, quienes intervengan en el evento, podrán ser acusados de incitar a la violencia cuando porten pancartas, símbolos o leyendas que la fomenten, o muestren desprecio a los demás.

Los cánticos tampoco podrán incitar a la violencia o a la agresión, y la irrupción no autorizada al terreno de juego, aunque no genere daño alguno, será considerada como un acto de violencia.

04/04/2015 Guadalajara Jalisco. Los Zorros del Atlas reciben a las Chivas de Guadalajara y termina el encuentro en empate a unos. Foto RACCImagenes/Arturo Campos Cedillo.

Barristas de Chivas en el Estadio Jalisco.  Foto: RACCImagenes/Arturo Campos Cedillo.

¿No más boletos a las barras?

Hay un elemento interesante en la Ley de Cultura Física y Deporte. Los clubes de futbol pueden ser considerados como impulsores de la violencia si facilitan boletos a las barras violentas, e incluso si hay rivalidad en redes sociales o internet.

“La facilitación de medios técnicos, económicos, materiales o tecnológicos que den soporte a la actuación o grupos que promuevan la violencia, o que incite, fomenten o ayuden a los comportamientos violentos, o la creación y difusión o utilización de soportes digitales utilizados para la realización de estas actividades”, dice el artículo 83 fracción VI.

Esto significa que si las directivas de Atlas y Chivas, como hacen habitualmente, facilitan la entrega de boletos a menor costo a sus barras, serán corresponsables en caso de que los grupos realicen actos considerados como violentos.

Revisión en el Estadio Jalisco a miembros de la Barra 51. Foto: Sergio Hernández Márquez

Revisión en el Estadio Jalisco a miembros de la Barra 51. Foto: Sergio Hernández Márquez

Revisiones en el estadio, legales

En adelante, las revisiones que se hagan a los aficionados antes de ingresar al estadio respectivo se realizarán bajo el amparo del artículo 86 de la Ley de Cultura Física, que así lo considera, “para asegurar que los asistentes no portan algún objeto prohibido”.

“Esta práctica deberá realizarse a los principios de respeto a la dignidad de las personas y a sus derechos humanos, con enfoque de género”, agrega el artículo.

En la actualidad, los elementos de seguridad privada tanto en el Estadio Jalisco como en el Omnilife, hacen revisiones exhaustivas, que rayan en lo denigrante, a miembros de las barras de los equipos al ingresar al estadio, en las que son obligados a quitarse los zapatos, el cinturón, levantarse las camisetas, e incluso llegan a decomisar parte de la ropa que traen puesta, con el argumento de que no se puede acceder al estadio con una chamarra puesta.

Violencia en el partido

Los artículos 87, 88 y 89 de la Ley de Cultura Física indican lo que tienen que hacer los organizadores y autoridades si se presentan actos de violencia en una tribuna, como es la necesidad de interrumpir la venta de alcohol, desalojar las tribunas donde se realicen actos de violencia, suspender el partido hasta que todo se tranquilice, o de plano suspender el evento y desalojar las tribunas en su totalidad.

Eso sí, hay la indicación que los organizadores deberán tener un número suficiente de efectivos de seguridad, sin indicar cuántos ni cómo hacer el cálculo, además de contar con un seguro de vida que cubra el daño a las cosas para los asistentes.

Advertencia en boletos

En los partidos de futbol donde exista una notoria polarización entre aficiones, los organizadores deberán notificar a los asistentes, al reverso del boleto, en un texto fácil de leer, que se trata de un evento de riesgo, según el artículo 90.

Con el artículo anterior, todos los boletos de los clásicos como Atlas – Chivas, o América – Chivas deberán llevar la mencionada leyenda.

Barras fichadas

Los aficionados que pertenezcan a una barra de animación deberán estar registrados por el club al que apoyen, donde se asienten sus datos particulares, mismos que serán puestos a disposición de las autoridades, indica el artículo 91 de la Ley de Cultura Física.

Integrantes de la Barra 51 del Atlas. Foto: César Octavio Huerta

Integrantes de la Barra 51 del Atlas. Foto: César Octavio Huerta

Las infracciones

De acuerdo con la legislación de Cultura Física y Deporte, entre las sanciones que se pueden aplicar por violentar los artículos correspondientes al capítulo “De la prevención de la violencia deportiva”, están desde las amonestaciones, públicas o privadas hacia los organizadores, y la suspensión temporal o definitiva de sus instalaciones, lo cual se indica en el artículo 94.

También se menciona que los aficionados, sin perjuicio de las sanciones penales, civiles o de cualquier naturaleza, por conducta violenta pueden ser expulsados de forma inmediata del recinto que se trate, ser multados por una cantidad de entre 10 y 90 salarios mínimos, y suspensión de uno a cinco años del acceso a eventos deportivos o con fines de espectáculos.

Ahora, si los organizadores de los eventos deportivos fueron omisos en el cumplimiento de sus obligaciones, serán sancionados con la reparación de los daños, solidariamente con los infractores directos.

Las modificaciones a la Ley de Cultura Física y Deporte entrarán en vigor al siguiente día de su publicación, y le dan 60 días tanto a autoridades como organizadores para adecuar sus disposiciones reglamentarias al cumplimiento de la misma.

Estas son las dos iniciativas que podrían aprobar esta semana en el Congreso de Jalisco:

Iniciativa Juego Limpio by César Huerta

Ley «de la prevención de la violencia en el deporte» by César Huerta

Consulta la parte II de este reportaje: Leyes antibarras son represivas y olvidan violencia de origen, señala el CEPAD

Consulta la parte III de este reportaje: Piden aficionados respeto a derechos humanos en estadios

Comentarios
Top