Región Costa Sur: desaparecer en territorio del crimen organizado

Por: Darwin Franco Migues (@darwinfranco)

Foto de portada: Mónica González / Geografía del Dolor

06 de noviembre 2015.- Hablar de desapariciones en la Región Costa Sur de Jalisco es casi imposible porque el miedo gobierna las expresiones de las familias que prefieren no denunciar porque hacerlo implica un riesgo importante, ya que muchas de las desapariciones en los seis municipios que componen esta región están relacionadas con el crimen organizado y con la manera en que diversas policías municipales participan también este delito.

La región es geográficamente estratégica para el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) no sólo para el trasiego de drogas sino también por la extracción ilegal del hierro que existe en municipios como La Huerta o Villa Purificación, el comercio de este mineral ha sido redituable para la organización de Nemesio Oseguera Cervantes, “El Mencho”, pues vía el puerto de Manzanillo, Colima, el Cártel ha intercambiado con China este recurso por la materia prima que le permite realizar la producción de metanfetaminas.

Reporte Índigo informó que tan sólo en 2014, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) decomisó 380 mil 630 toneladas de hierro extraídas de manera ilegal que provenían de los municipios de La Huerta y Villa Purificación, en este último inició el 1 de mayo la Operación Jalisco, acción de seguridad emprendida por las autoridades federales para minar el crecimiento del CJNG y detener a sus principales líderes. Ahí en Villa Purificación, integrantes del Cártel derribaron el helicóptero (Eurocapter Cougar EC 725 SP, matrícula 1009) de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena). En el ataque murieron nueve soldados y 13 más resultaron heridos pero también se registró la ejecución extrajudicial de ocho personas y la desaparición forzada de tres más, esto producto de las acciones militares que se dieron después de la caída del helicóptero.

También en esta región, Celedonio Monroy Prudencio, líder indígena, fue desaparecido en Loma Colorada, comunidad de Ayotitlán en el municipio de Cuautitlán de García Barragán, el 23 de octubre de 2012. Monroy Prudencio era un activo defensor de los derechos humanos en la región. Han pasado más de tres años sin saber nada de él.

La Región Costa Sur se compone, desde inicios de 2015, por seis municipios Tomatlán, Cuautitlán de García Barragán, Casimiro Castillo, Cihuatlán, La Huerta y Villa Purificación. De acuerdo a los datos del Registro Nacional de Personas Extraviadas y Desaparecidas (RNPED), a cargo de la Secretaría de Gobernación, en esta región sólo tiene registradas 110 denuncias por desaparición.

Los municipios con más desapariciones en la Región Costa Sur son La Huerta con 37 desaparecidos y Casimiro Castillo con 30. Este último municipio incluso ha sido centro de operaciones del CJNG, ya que ahí el 23 de octubre de 2014 la Armada de México realizó un gran operativo para detener a Nemesio Oseguera, “El Mencho”. El operativo fue fallido porque al llegar al rancho La Cieneguilla, el líder del CJNG se había dado a la fuga. Las fuerzas federales denunciaron que esto se generó por la infiltración de las policías locales.

La infiltración del Cártel en la policía de Casimiro Castillo ha generado hasta ahora la detención de siete policías, en noviembre de 2014 éstos confesaron trabajar para el CJNG como halcones y en el robo de automóviles. En diciembre de este año, toda la policía municipal de Casimiro Castillo fue desarmada por la Fuerza Única Jalisco y no fue hasta octubre de 2015 que sus elementos se reintegraron a sus labores.

Después de los bloqueos generados el 1 de mayo de 2015, por el inicio de la Operación Jalisco, también fue desarmada la policía municipal de Villa Purificación. Sin embargo, éstos no han sido reincorporados porque a decir del Fiscal General, Eduardo Almaguer, 19 policías de este municipio que están actualmente prófugos de la justicia.

La Fiscalía General de Jalisco, a través del Área de Desaparecidos, reportó mediante la solicitud de transparencia LTAIPJ/FG/1134/2015 que desde el año 2013 hasta el 7 de octubre de 2015 ha recibido 119 denuncias de las que se desprenden la desaparición de 134 personas (113 hombres y 21 mujeres) en la Región Costa Sur. Estas cifras oficiales incluyen la localización de 39 personas (19 con vida y 10 sin ella). Por ello, para la Fiscalía en la región sólo existen 95 desaparecidos. Los habitantes de Costa Sur precisan que existen más de 200 pero que el miedo a denunciar las desapariciones es muy grande.

Desaparecidos Región Costa Sur

Villa Purificación: desapariciones forzadas y ejecuciones extrajudiciales

Villa Vieja, perteneciente al municipio de Villa Purificación, es una pequeña comunidad donde la gente tiene la opción de trabajar en los aserraderos o en las minas de hierro aledañas. La vida en Villa Vieja cambió la madrugada del 1 de mayo de 2015 cuando se inició ahí la Operación Jalisco con una balacera entre integrantes de un Grupo de Fuerzas Especiales de la Sedena y sicarios del CJNG. Estos hechos provocaron la caída del helicóptero que generó la muerte de nueve militares.

Ese día también marcó el inicio de las desapariciones forzadas y las ejecuciones extrajudiciales a manos de integrantes del ejército. Los pobladores, incluso, refirieron que fueron más de 40 personas inocentes las que fueron asesinadas. El gobierno federal sólo reconoció la muerte de ocho civiles. Sin embargo, estas personas permanecieron casi tres semanas en calidad de desaparecidas porque sus familias ignoraban su paradero y las fuerzas federales les negaron la posibilidad de reconocer los cuerpos que permanecían en el campamento militar que se levantó en la zona donde cayó el helicóptero.

Los cuerpos de estas ocho personas que murieron el 1 de mayo fueron trasladados al Servicio Médico Forense (Semefo), ubicado en Guadalajara, hasta el 19 de mayo. Todo el tiempo previo estuvieron bajo el resguardo del ejército y no existieron las medidas necesarias para garantizar su preservación. Los dejaron descomponerse al aire libre.

Las familias que buscaban a sus familiares, a través del abogado Javier Díaz, interpusieron un amparo (666/2015) ante el Juzgado Quinto de Distrito para que las autoridades informaran sobre la identidad de las personas que murieron en la primera acción de la Operación Jalisco. Este recurso legal además solicitada información para saber por qué razones estos cuerpos fueron retenidos por la Sedena; cuáles fueron las causas reales de su muerte porque el lunes de 18 de mayo se había informado que eran “bajas” de un enfrentamiento que sostuvieron militares e integrantes del CJNG entre el 16 y 17 de mayo; sin embargo, después se confirmó que su muerte sucedió desde el 1 de mayo.

En este lapso de tiempo las familias de Alan Rogelio Arredondo Curiel, Juan Antonio Gaona de la Mora, Margarito Capetillo García y Fernando Gaspar González, presentaron su denuncia por desaparición e indicaron que el último día en que tuvieron comunicación con sus familiares fue ese 1 de mayo.

Adriana, esposa de Margarito Capetillo, incluso refiere que días después de la desaparición de su esposo, quien laborada en un aserradero, un compañero de éste le marcó para confesarle se lo habían llevado por la fuerza unos militares. De ahí que ella acudiera a ellos para exigirles que la dejaran ver los cuerpos que tenían resguardados:

“Fui hasta Villa Purificación para ver los cuerpos que tenían los soldados pero no me dejaron. Cuando metimos el amparo nos dijeron que los cuerpos los habían trasladado a Guadalajara… después de varias semanas pude ver el cuerpo de mi esposo. En las fotos que me enseñaron no lo podía reconocer porque los cuerpos estaban en muy mal estado pero cuando lo vi supe que era él y fue terrible porque él era un buen hombre y cuando me lo entregaron tenía dos impactos de bala uno en la cabeza y otro en la mejilla. Yo quiero que me digan por qué lo desaparecieron y por qué fue que me lo mataron”.

Los cuerpos de Alan Rogelio Arredondo Curiel, Juan Antonio Gaona de la Mora y Fernando Gaspar González también fueron entregados a sus familias con huellas de tortura, el 3 de junio del 2015; sin embargo, los otros cuatro cuerpos que también fueron remitidos al Semefo por los hechos sucedidos en Villa Purificación no han sido identificados. Tampoco se ha tenido conocimiento del paradero de por lo menos tres jóvenes que se encuentran desaparecidos desde aquel 1 de mayo, así lo ha informado el abogado, Javier Díaz, quien ha acompañado a las familias en su proceso judicial y en la queja 3593/2015 que interpusieron ante la Comisión Nacional de los Derechos Humanos por la desaparición forzada y la ejecución extrajudicial de sus familiares a manos del ejército.

Pese a estos terribles hechos, el RNPED sólo tiene el dato de cuatro personas desaparecidas en Villa Purificación. Ninguna de ellas desapareció en el año 2015.

Familiares de personas desaparecidas en Villa Vieja poblado del municipio de Villa Purificación Jalisco. Foto: Arturo Campos Cedillo/ Agencia RACC

Familiares de personas desaparecidas en Villa Vieja poblado del municipio de Villa Purificación Jalisco. Foto: Arturo Campos Cedillo/ Agencia RACC

La extracción y el tráfico ilegal de hierro detrás de las desapariciones

El municipio de La Huerta es quizá más conocido por paradisiacas playas como La Manzanilla, El Tamarindo, Chamela, Careyes y Tenacatita, la población de esta bahía también es reconocida porque desde hace cinco años mantiene una lucha por el despojo de tierras y la privatización ilegal de la bahía, en agosto de 2010, por parte del empresario Andrés Villalobos, dueño de la Inmobiliaria Rodenas.

Sin embargo, en este municipio poco se habla de las 37 denuncias por desaparición que han acontecido desde el año 2012. De estas 37 denuncias, 4 se presentaron en 2012, 27 en 2013 y 6 en 2014. No hay registros de desapariciones en 2015. Con esta cantidad de denuncias, La Huerta se ubica entre los 10 municipios de Jalisco con más desaparecidos.

En la información solicitada al RNPED se precisa que al menos 10 de los 37 desaparecidos trabajaban en actividades relacionadas con la minería.

Esto es un dato relevante en un municipio donde el CJNG tiene actividades delictivas relacionadas con la extracción de hierro que después traslada al puerto de Manzanillo para intercambiarlo por precursores químicos que se usan para la elaboración de drogas sintéticas. En 2014, el SAT decomisó 193 mil toneladas de hierro proveniente del municipio de La Huerta. Esto a decir de algunas de las familias de los desaparecidos de este municipio, que prefirieron el anonimato, es lo que provocó la desaparición de sus familiares: “se los llevaron para ponerlos a trabajar en sus minas. Eso es lo que hemos denunciado pero ninguna autoridad quiere hacer algo”.

Los problemas con la instauración de zonas de explotación minera, legal e ilegal, se extienden por casi todos los municipios de la Región Costa Sur, pues el fenómeno es visible no sólo en La Huerta sino también en Cihuatlán y Cuautitlán de García Barragán aunque este fenómeno continúa hasta los estados de Colima y Michoacán.

A la par del deterioro ambiental que causan las mineras también se está dando un escenario de despojo y violencia sobre todo en los alrededores de la Reserva de la Biosfera de Manantlán donde las comunidades indígenas de Ayotitlán están realizando la defensa de su territorio. Esto, a decir de la familia de Celedonio Monroy Prudencio, es una de las razones por las cuales este líder indígena fue desaparecido por hombres armados el 23 de octubre de 2012 en el municipio de Cuautitlán de García Barragán.

Blanca Estela González Larios, esposa de Celedonio, ha insistido a las autoridades en que investiguen a fondo la desaparición de su esposo pero es poco el trabajo que han realizado las autoridades al respecto. Celedonio fue llevado de manera violenta por ocho hombres armados, esa misma noche Blanca Estela también fue golpeada y encañonada por estos mismos hombres que llegaron a su casa “buscando armas”. Son tres años ya de la desaparición de su esposo y hasta el momento no se sabe por qué se llevaron: “el miedo es lo que hace que la gente no hable o no diga nada de lo que pasó aquella noche”. Celedonio Monroy Prudencio está desaparecido desde el 23 de octubre de 2012.

Celedonio Monroy Prudencio. Foto: Especial

Celedonio Monroy Prudencio. Foto: Especial

Una región sin justicia

Otro de los fenómenos vinculados con la desaparición de personas en la Región Costa Sur es la infiltración del crimen organizado que hay en las distintas policías municipales, pues en algunos casos se ha comprobado la participación de policías en la desaparición de personas. El 19 de febrero de 2014, el ex Fiscal General, Luis Carlos Nájera, dio a conocer que cuatro elementos de la policía municipal de La Huerta que participaron en la desaparición y homicidio de tres personas nunca fueron detenidos porque el Ministerio Público: “no encontró indicios de su participación en el triple homicidio”.

Humberto Mancilla Pinal, de 29 años de edad, Edgar Iván Aguilar Pinal, de 25 años, y Antonio Acosta Ángel, de 23 años, vecinos de la población de Jaluco, municipio de Cihuatlán, fueron denunciados como desaparecidos el 9 de febrero de 2014. Su desaparición ocurrió después de que éstos pasaran por un retén instalado a la altura de La Manzanilla. En este retén policial se les retuvo y ya no se les volvió a ver hasta que el día 14 de febrero los tres fueron localizados sin vida dentro de la camioneta en la que viajaban. El hallazgo ocurrió en una brecha, ubicada en la carretera que conduce de Chandiablo-El Huixcolote, esto ya en el municipio de Manzanillo, Colima.

Hechos similares han sido denunciados por familiares de desaparecidos en Casimiro Castillo, Tomatlán, Villa Purificación y Cuautitlán de García Barragán. Sin embargo, no existen aprensiones ni consignaciones de policías municipales por estos delitos.

En la Región Costa Sur, el RNPED registra sólo 110 desaparecidos, la Fiscalía General de Jalisco contabiliza 134. Todas estas personas, más allá del desfase entre los datos estatales y federales, no han logrado regresar a casa con sus seres queridos. El silencio sobre las desapariciones pesa en una región golpeada por la violencia generada por el CNJG y por la custodia que ahora tienen de las fuerzas federales, las cuales –como pasó en Villa Purificación- están sembrando más temor que seguridad. Algunas familias, sin embargo, están comenzando a romper el miedo para buscar a los suyos y denunciar a quienes propiciaron su desaparición.

Esta es la sexta entrega de la investigación titulada “El tortuoso camino de quienes buscan a los desaparecidos en Jalisco”, la cual es una radiografía de cómo está el segundo estado con más desaparecidos de México.

Parte 1: El tortuoso camino de quienes buscan a los desaparecidos en Jalisco.

Parte 2: Región Valles: “los jóvenes no desaparecen, los desaparecen”.

Parte 3: Región altos Norte: desaparecer en la región de los milagros.

Parte 4: Región Sierra de Amula: El amor y el silencio detrás de cada desaparición.

Parte 5: Región Sierra Occidental: El paraíso de la desaparición.

Comentarios
Top