Rentan en San Lázaro vehículos híbridos que no utilizan

Por: Redacción

14 de febrero de 2017.– En el olvido y en un rincón, tiene la Cámara de Diputados 20 de los 80 automóviles híbridos Prius Toyota 2016 que desde agosto pasado renta.

Empolvadas y sin uso alguno están los automotores que rentan a la empresa Jet Van Car Rental S.A de C.V. mismas que lucen estacionadas al aire libre en San Lázaro y que hasta el 31 de agosto de 2018, fecha en la que termina el contrato, habrán costado al erario 29.7 millones de pesos.

Cada vehículo mensualmente cuesta en promedio 15 mil 520 pesos, que si se suman a la cantidad de éstos y al tiempo que los han rentado, hasta ahora se pagaron 1.8 millones de pesos por carros estacionados.

Cuando inició este contrato entre la empresa y los diputados, se dijo que las unidades serían para los presidentes de las Comisiones ordinarias del Congreso de la Unión y que los otros 24 que quedaban serían repartidos proporcionalmente a las bancadas.

El diputado de Movimiento Ciudadano, Jorge Álvarez Máynez, señaló dicha decisión.

«El Poder Legislativo hace el negocio a la hora de rentar; ya si se usan o no se usan no les importa a ellos porque ya hicieron el negocio. Creo que es muy preocupante el nivel de desfachatez y de cinismo», aseveró.

Destaca que tanto su partido, como Morena regresaron los cinco automóviles que recibieron.

Por su parte, los líderes de los partidos en el Congreso sacaron las manos del tema y señalaron como responsable a la Secretaría General, presidida por Mauricio Farah, quien no respondió a la solicitud de entrevista de Grupo Reforma.

«Si un auto no es utilizado pues hay que regresarlo y disminuir el monto. No pueden estar los vehículos estacionados, es inadmisible», apuntó el presidente de la Junta de Coordinación Política, Francisco Martínez Neri.´

En el proceso sobresale que la renta de los 80 automotores se logró mediante una licitación con la justificación de que faltaban 230 carros para los legisladores.

El contrato señala que éste podría terminarse anticipadamente «por causas justificadas se extinga la necesidad de requerir el servicio contratado y se demuestre que, de continuar con el cumplimiento de las obligaciones pactadas, se ocasionaría algún daño o perjuicio a la Cámara».

Hasta ahora los días siguen corriendo.

Comentarios
Top