Un infalible Damián Alcázar vuelve al teatro con “El profesor”

Por: David Ricardo Flores* (@Davidfg13)

Fotografía: Clasos.com

15 de julio de 2015. El reconocido actor mexicano Damián Alcázar volvió a pisar un escenario en nuestra ciudad este martes 14 de julio para actuar en su proyecto teatral titulado El profesor.

El protagonista de filmes como El infierno o La dictadura perfecta ofreció todo su talento por alrededor de noventa minutos al público tapatío, que se dio cita en el ya clásico Teatro Galerías. La obra, si bien entra en el rubro del “teatro comercial”, no deja de ser profunda y toca fibras muy recónditas de la sensibilidad humana.

La historia retrata la vida de un profesor de literatura, erudito consumado que se niega a caer en la decadencia a través de la escritura y sostiene encuentros sexuales con sus alumnas más jóvenes.

La técnica es siempre la misma: el primer contacto se da en las aulas, para que luego, gracias a unos cuantos versos sicalípticos, las ingenuas preparatorianas terminen rendidas ante el intelecto del hábil maestro. La última de sus víctimas: una atractiva estudiante de letras llamada Cecilia (Eleané Puell).

Pareciera que el profesor se saldría una vez más con la suya, pero el también joven novio de Cecilia (Mariano Palacios) decide confrontar al singular amante para que la relación con su novia logre salir adelante sin interferencias.

Hugo Antonio es un joven deportista, de carácter despreocupado y pensamientos simples, que contrasta significativamente con el lenguaje exagerado y las rebuscadas ideas de su rival amoroso, el profesor. Este enfrentamiento natural es el que alimenta la continuidad de una historia que al principio se nota blanda y hasta boba, pero que poco a poco va tomando cuerpo hasta lograr un carácter más impresivo, resonante e intenso.

La obra capta la atención de todos los amantes de la literatura y las artes (especialmente de las novelas y de la poesía), pues durante el desarrollo se hacen alusiones cómicas a personajes como Cervantes, Víctor Hugo, Chéjov o Dostoyevski a través del siempre pretencioso discurso del profesor sabelotodo que presume conocer lo mismo de estadística futbolera que de las sinfonías de Bach y Tchaikovski.

El conflicto central de la historia recae en el triángulo amoroso conformado por el profesor, Hugo Antonio y Cecilia, quien al final deberá decidir si se queda con el intelectual escritor o con el guapo adolescente. Mientras Cecilia toma la decisión, los dos combatientes sostendrán una cómica disputa en la que solo uno podrá salir triunfador. No hablaré más sobre la historia, pues cada detalle proveniente de la magistral pluma del dramaturgo argentino Roberto Cossa se saborea gracias en gran parte al carácter sorpresivo de la línea narrativa.

El montaje es sencillo, pero eficaz. El planteamiento es simplemente magistral, pues resuelve múltiples situaciones sin llegar a perder al público, que es bien conducido en un desarrollo que va de menos a más. El guion peca en ocasiones de pretencioso y así como es simpatiquísimo en algunas partes, en otras le sobran palabras que lo hacen cansado cuando la esencia de la obra es ligera y espontánea.

Sobre los actores

univision

Fotografía: Univisión. Mariano Palacios es quien más destaca de los dos acompañantes de Alcázar. Últimamente se ha vuelto célebre por sus desnudos en teatro y El Profesor no fue la excepción.

No sé si sea políticamente incorrecto decirlo, pero la obra vale la pena casi exclusivamente por la actuación de Damián Alcázar. El consagrado actor mexicano demuestra que es un verdadero maestro de los escenarios y que su trabajo va más allá de la pantalla de cine. Podríamos bañar de calificativos al michoacano, pero basta con uno: ¡genio!

La participación de Mariano Palacios como Hugo Antonio es siempre destacada, pues aunque el joven actor todavía se aprecia muy “verde” (se ríe con algunas líneas del diálogo, no piensa los movimientos que va a hacer) tiene detalles técnicos que lo pueden llevar muy lejos dentro del mundo teatral. A diferencia de su atractiva compañera Eleané Puell, Mariano no deja indiferente a nadie, especialmente por una escena en la que “regala” un desnudo (en mi opinión, innecesario), cosa que ya había practicado antes en su participación dentro de El principio de Arquímedes.

Eleané Puell, guapísima, cumple sin pena ni gloria un papel que no está exactamente diseñado para que se luzca. Al igual que Palacios, todavía se le notan algunos detalles de principiante (inclusive, en una parte de la obra se tropezó) que seguro corregirá y podrá así consolidarse como actriz funcional y polifacética.

 En resumen

¿La obra vale la pena? . Todos los actores cumplen, pero Damián Alcázar siempre va más allá, derrochando talento en cada línea. Son contadas las ocasiones en que podemos apreciar tan bien a un maestro, como lo es este símbolo del cine mexicano contemporáneo, y sería un pecado teatral dejar pasar la oportunidad. La historia es entretenida y fuerte, ideal para todo público, pero, en especial, para los amantes de la literatura, los intelectuales (y los que se dicen también) y los practicantes férreos del humor ácido.

El elenco se presentará dos veces más antes de partir de la ciudad. Mañana es el último día de El profesor, en el Teatro Galerías a las 7 y 9:30 de la noche. Boletos disponibles en las taquillas del recinto y a través del sistema Ticketmaster. El teatro comercial, una vez al año no hace daño… ¡Anímense!

Apreciación final: 8.7/10.

* Escribo sobre cultura. Aficionado de la ópera, teatro y ballet. Mi objetivo es acercar a más tapatíos a las bellas artes, especialmente a los jóvenes como yo.

Comentarios
Top